Los desafíos en la educación en México

 

Escuelas, colegios técnicos, universidades y otras instituciones educativas dependen altamente de una infraestructura de TI funcional y de alto rendimiento. Además del clásico uso de la TI en la administración o la comunicación por correo electrónico, otras áreas están ganando importancia a un ritmo acelerado, como la transmisión del contenido educativo a través de Internet.

 

El uso de plataformas de video, en las que profesores transmiten contenidos y tareas de aprendizaje a alumnos, se han convertido en parte de la vida cotidiana. Además, la organización de los estudios se realiza a través de portales Web y los sistemas que no son de TI, desde la ingeniería de servicios de construcción hasta la tecnología de laboratorio, se integran en la TI central.

 

Existen varios desafíos significativos en el sector educativo y uno de ellos es que muchas instituciones educativas utilizan diferentes sistemas de monitoreo de fabricantes individuales para mantener una visión general de los sistemas existentes. Por razones de costo, a menudo se utilizan soluciones internas que fueron desarrolladas por estudiantes y que se basan en proyectos de código abierto. Sin embargo, si estos estudiantes abandonan la institución, el conocimiento se pierde y las soluciones se vuelven inmanejables. Además, a menudo se utilizan una gran cantidad de sistemas que fueron configurados por diferentes departamentos y para diferentes áreas de aplicación lo que significa que mantener una visión general varía de difícil a imposible.

 

Otro desafío es el monitoreo de entornos de TI heterogéneos. En el sector educativo se utilizan muchas soluciones de TI diferentes y la mayoría de ellas son históricas. Rara vez es posible conciliar estas soluciones de forma sencilla y crear una visión general central. Por lo tanto, es importante que además del soporte de estándares comunes como SNMP, WMI, Flow y packet sniffing, estén disponibles mecanismos que permitan la integración rápida y fácil de sistemas “desconocidos”.

 

Por último, el monitoreo de ubicaciones distribuidas, es decir que se comparten múltiples sistemas que están en diferentes locaciones, existen diferentes enfoques:  en la mayoría de los casos, se requiere una instalación completa del software en cada ubicación, lo cual es un método costoso y que requiere mucho tiempo. Todas las instancias deben pagarse, configurarse y mantenerse individualmente. Luego, todas las instalaciones se combinan en un sistema para obtener una descripción completa de todas las instalaciones. Esto requiere mucho tiempo y es inconveniente para los administradores del sistema y no apropiado para un sistema de monitoreo.

 

En conclusión, en el sector Educativo, existen numerosas soluciones individuales desarrolladas con un costo alto, estos se justifican porque controlan aplicaciones o hardware de desarrollo propio para los que no hay una solución estándar disponible. Para lograr una mejora significativa, se debe considerar una solución de monitoreo unificada multiprotocolo, que requiera poco esfuerzo en la implementación y fácil administración, como lo es PRTG Network Monitor.

 

Luis Aris, Gerente de Desarrollo de Negocios de Paessler para Latinoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *