La transformación digital modifica el paisaje de TI

 

La transformación digital está impulsando la nueva era de los negocios y las inversiones en tecnología. Las organizaciones son profundamente conscientes de las fuerzas disruptoras que pueden provocar el desequilibrio de sectores completos de forma prácticamente instantánea, y en particular, la amenaza de nuevos actores desconocidos que no dejan apenas tiempo a las empresas dominantes para reaccionar. Más allá de la disrupción, las empresas buscan de forma agresiva transformar sus modelos empresariales para mejorar su agilidad, habilidad ante el cambio y capacidad para responder a las demandas de los consumidores, siempre variables.

 

Ello requiere una cultura más sólida, mayores inversiones y la aplicación precisa de la tecnología adecuada para actuar como facilitadora entre las personas, los procesos y la ambición de una organización. Para poder transformarse digitalmente, las organizaciones deben transformar su TI. Ello comienza con la infraestructura, puesto que es la que permite a las empresas construir e implementar las aplicaciones que los empleados, clientes y partners de la cadena de valor emplean para interactuar.

 

La proliferación de los datos, la inteligencia artificial, el procesamiento, la computación al extremo y la tecnología móvil son tan solo algunas de las fuerzas tecnológicas  que debe englobar la infraestructura de una empresa.  Se trata de una tarea ingente, aunque factible si se cuenta con un plan bien definido y se ejecuta de forma idónea, especialmente si en ello colaboran la línea de negocio y la organización de TI, que con demasiada frecuencia representan fuerzas antagonistas que, irónicamente, persiguen el mismo objetivo.

 

¿por qué todo como servicio?

HPE se encuentra bien posicionada como líder en el espacio de la nube híbrida y avanza con valentía con planes para proporcionar su portfolio completo de productos como servicio para 2022 como fecha límite. Hoy, HPE ofrece modelos de consumo reales, y no estructuras de ingeniería financiera, basados en el arrendamiento o la suscripción, y ello representa un punto de diferenciación crucial. Las ofertas de HPE Greenlake se basan en una TI cuyo uso y costes se miden con una visibilidad y granularidad del 100 %.

 

Esta funcionalidad de medición integrada se ha diseñado específicamente para satisfacer el requisito de garantizar que el coste coincida con el consumo para la infraestructura de TI. Además de procesamiento y almacenamiento bruto, HPE ofrece un portfolio completo de soluciones presentadas como servicio, así como recursos bajo demanda, mediante los servicios HPE Pointnext, que pueden consultarse y que habilitan a las empresas para enfrentarse a la gran demanda de capital humano que supone la transformación de la TI. Esta exhaustividad de su visión y ejecución resulta crucial para las empresas, dado que los modelos de consumo eliminan la mayoría de los costes inesperados y la amplitud de servicios puede ayudar a las empresas a crear puentes sobre las carencias de funcionalidades que mitigan los esfuerzos de transformación.

 

El análisis de HPE realizado por Futurum confirma la experiencia y el historial de entrega de arquitecturas de referencia contrastadas que caracteriza a esta empresa. Este éxito documentado resulta vital para empresas que tengan previsto diseñar nuevos proyectos de TI basados en la transformación digital por primera vez y con arreglo a plazos estrictos, al tiempo que mejora la eficacia de los esfuerzos transformadores de aquellas empresas que ya se encuentren en este proceso. También creemos que HPE proporciona soluciones de infraestructura envueltas con servicios completos para gestionar la nube híbrida, que representa el futuro modelo de operaciones de TI para las empresas.

 

El enfoque de servicios completos de la compañía garantiza que las empresas puedan concebir la entrega de proyectos holísticamente, en lugar de tener que trabajar con varios proveedores y gestionar los riesgos inherentes a este tipo de metodología. No obstante, conviene señalar que la empresa también se ha mostrado más propensa que la media a trabajar en partes de proyectos de varios proveedores. El último componente es el foco sobre el ecosistema que ha introducido HPE en su enfoque de todo como servicio.

 

HPE también ha desarrollado un profundo conjunto de alianzas con VMware, Red Hat y Nutanix, que otorga a los clientes la flexibilidad de elegir qué software desean emplear para impulsar su organización de nube híbrida. Futurum Research cree que este sólido enfoque de alianzas permite a HPE ofrecer distintas opciones a los clientes, así como que se beneficien de los cambios en las tendencias tecnológicas a nivel del aprovisionamiento a medida que madure esta área. El enfoque general de HPE demuestra una profunda comprensión de la naturaleza evolutiva de la organización de la TI en un entorno híbrido. La empresa comprende con claridad que la nube no constituye una tecnología o una tendencia, sino más bien un modelo de operaciones.

 

Futurum Research cree que para poder responder al clima empresarial dinámico y la necesidad de entregar rápidamente proyectos de transformación digital con éxito, los clientes deben recibir la TI como servicio para poder sobrevivir. Frente a este contexto y según nuestros extensos estudios, creemos que los clientes cambiarán de proveedores de infraestructura de TI con el fin de apoyar sus proyectos.

 

Con la explosión de los volúmenes de datos y la necesidad de emplearlos para entregar las mejores experiencias de usuario de su clase, las empresas se enfrentan a un enfoque de la confianza digital completamente nuevo que debe sustentarse en la infraestructura de TI adecuada. Asimismo, la infraestructura debe ser escalable para poder crecer y evolucionar con la organización. El camino hacia el éxito se encuentra a menudo sembrado de desafíos si no se cuenta con los partners adecuados, porque, a pesar del deseo de contar con lagos de datos comunes, las demandas de soberanía y latencia de los datos representan tan solo algunas de las razones por las que las empresas no pueden simplemente trasladarlo todo a la nube, y esto constituye una circunstancia que actúa como motor para el enfoque híbrido. Esta es la escalabilidad y agilidad que requieren las transformaciones digitales para prosperar en todos los negocios.

 

El modelo actual de SaaS, nube pública y cargas de trabajo locales heredadas carece de la mayor flexibilidad que requieren las empresas para resultar tan dinámicas y rápidas como desearían. Esta constituye también una de las principales fuerzas motoras para simplificar la tecnología a fin de obtener rapidez de adopción y resultados incluso más rápidos. Si se va un paso más allá, las empresas necesitan el liderazgo, los empleados y las alianzas de apoyo adecuadas para poder emplear correctamente tanto la tecnología como  la infraestructura de TI. Futurum Research considera que HPE se encuentra en una posición adecuada para cumplir esta promesa. La compañía cuenta con un sólido enfoque de todo como servicio en su desarrollo empresarial, y al aliarse con otros líderes tecnológicos, facilita no solo que todo pueda concebirse como servicio, sino también que resulte simple, medido, flexible y ágil.

 

Sus modelos de consumo no solo se basan en el consumo, sino que ofrecen tranquilidad con su visibilidad y granularidad del 100 %. Y HPE está centrada en diseñar soluciones y servicios a los que no solo resulte fácil acceder, sino que también resulten fáciles de usar. Ello permite a las empresas emplear la cantidad justa de datos, transformarse como dictaminen su propia empresa y clientes, así como dejarse llevar por las fuerzas del mercado de la forma que resulte más beneficiosa para el negocio en términos de progreso significativo hacia delante. La transformación digital no es una cuestión de tecnología, sino de entregar hoy al cliente las experiencias del futuro.

 

Se trata de que cada empresa comprenda su «por qué» y de emplear una arquitectura de TI moderna para cumplir la promesa de marca, al tiempo que se crea una organización que no solo sea capaz de sobrevivir, sino también de prosperar en climas de mercados en constante cambio. Las empresas de hoy en día, en esencia, necesitan una TI flexible y ágil, porque ellas mismas necesitan ser flexibles  y ágiles. Futurum Research cree que el «por qué» de HPE consiste en habilitar el «por qué» de las empresas a las que brinda sus servicios, y esto le permitirá rendir de forma excelente en el futuro previsible.

 

El 60 % de las empresas estará empleando modelos de consumo de TI flexibles y de bajo coste en 2023, según un informe de IDC encargado en 2019. Futurum está observando una tendencia por la que cada vez más clientes buscan realizar una transición desde los modelos de desembolso de capital (CapEx), en los que los equipos de TI se adquieren y se deprecian a lo largo de un periodo de entre 3 y 5 años, hacia un modelo en el que puedan destinar los gastos operativos (OpEx) a pagar infraestructura. Lo que impulsa esta tendencia es el deseo de que el gasto en infraestructura de TI se alinee mejor con el consumo de TI.

 

En el modelo de CapEx anterior, los clientes debían predecir y planificar la capacidad para poder dimensionar correctamente las inversiones en infraestructura. Para numerosos clientes, este modelo ha producido escenarios en los que la infraestructura se infrautiliza, como consecuencia de que las proyecciones y prioridades empresariales han cambiado. Con los proyectos de transformación digital impulsados por procesos Agile y de DevOps, la capacidad de predecir y planificar las inversiones en infraestructura se ha complicado todavía más.

 

Estos nuevos procesos de entrega de proyectos fomentan el diseño de prototipos iniciales y la posibilidad de llegar a un punto en el que puedan declararse los fallos del proyecto en un momento más temprano del ciclo de entrega. Esta metodología de producto mínimamente viable y de «fallo rápido» significa que, en el modelo CapEx tradicional, cualquier inversión de proyecto se desperdiciaría si el proyecto fracasara al principio del proceso de entrega.

 

La otra cara de la moneda viene dada por el hecho de que, al resultar más sencillo cambiar el proyecto en los procesos de entrega ágiles, el ámbito del proyecto y la infraestructura necesaria pueden resultar radicalmente diferentes de lo inicialmente previsto. Todos estos factores están llevando a los clientes a evaluar los modelos basados en el consumo, y esto ha beneficiado a la nube pública. Prevemos que esta tendencia basada en el consumo llegue a los modelos de implementación de infraestructura local en los próximos 3 a 5 años, a medida que se transformen las expectativas de los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com