¿Hay consolas de videojuegos seguras?

El 29 de agosto se conmemora el Día del Gamer, pero este año es más especial ya que se celebrará el 15 aniversario de esta fecha creada en 2008 para visibilizar la importancia de los videojuegos en la cultura a nivel mundial. Así que los más de 60 millones de personas en México que dedican su tiempo a los videojuegos podrán celebrar su pasión por esta industria que crece cada año, innova y marca en gran medida el entretenimiento en el país.

 

Es importante destacar que tan sólo en 2022 el mercado de videojuegos generó ingresos por 35,884 millones de pesos, lo que representa un 0.7% más que en 2021, y aunque la mayoría de los jugadores prefiere hacerlo a través de su smartphone; los jugadores hardcore siguen optando por las consolas, las cuales fueron creadas hace 51 años.

 

Por ello, ante el crecimiento de los gamers de todas las edades en el país, así como de las actualizaciones de las consolas es fundamental cuestionar ¿qué hay detrás de ellas que las hace seguras? ¿Cómo podemos confiar en que las podemos utilizar sin riesgos o que será un regalo seguro para nuestros familiares?

 

Para responder estas interrogantes, “podemos comenzar por establecer que las consolas, al igual que cualquier otro producto eléctrico y electrónico que se comercialice en territorio nacional, necesitan cumplir con normas y estándares de seguridad y calidad a través de pruebas en un laboratorio acreditado y aprobado para evaluar la seguridad. En ellas se revisa que el producto no cause algún daño al consumidor en el momento de su operación y/o instalación, además de no afectar bienes particulares, como el hogar“, destaca Irma Gómez, Gerente de la división de Certificación de Productos en TÜV Rheinland de México, empresa alemana dedicada a la calidad y seguridad que celebra su 30 aniversario en el país.

 

Por ello, en materia de seguridad, las consolas de videojuegos deben cumplir con el estándar nacional NOM-001-SCFI-2018 y con las normas del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), debido a que utilizan el espectro radio-eléctrico; es decir, ocupan controles inalámbricos, conexión con teléfonos móviles, etc.

 

Esto se vuelve relevante, ya que los jugadores más intensos dedican alrededor de 1.8 horas diarias a utilizar las consolas, lo que se transforma en 657 horas en un año, por lo que requieren un producto que les permita disfrutar sus juegos sin riesgos de funcionamiento y de radiación no ionizante, puesto que no deben exceder los límites en el índice de absorción específica que genere a los consumidores.

 

Así, de manera general las pruebas que se realizan a las consolas en los laboratorios incluyen revisar:

 

  • La accesibilidad: si se puede acceder a las partes internas, verificando que no sea posible tocar los circuitos internos de la consola.
  • Si se cuenta con partes vivas: si la consola puede causar alguna lesión por electrocución, ya que deben estar diseñadas para que no ocurran descargas al usuario.
  • Las conexiones a la alimentación: comprobar que los cables cumplan con las especificaciones y de construcción mínimas para que sea seguro el conectar y desconectar una consola al tomacorrientes.
  • Identificar que los botones y/o interruptores sean seguros para su operación.
  • Las terminales de conexión: para que sean las adecuadas y no causen algún daño o alguna lesión.
  • La estabilidad y los peligros mecánicos: se analiza si las consolas mantienen su estabilidad al momento de su operación.
  • La construcción sea la adecuada en los materiales: esto se hace para que al momento de que ocurra alguna caída accidental o algún golpe, la consola mantenga los requisitos mínimos para no causar alguna lesión.
  • La información comercial: las consolas deben cumplir con la información para que se pueda disfrutar de su uso seguro, es decir, se verifica que las especificaciones sean las correctas para operar en México, que contengan las leyendas e instrucciones de seguridad y las de instalación.

 

“Es fundamental que las empresas creadoras de las consolas cumplan con las normativas en cada país donde se comercializan, ya que de esta manera garantizan la seguridad y calidad de sus productos ante sus clientes, contribuyen a hacer más competitivo el mercado y demuestran su responsabilidad ante los consumidores, ya que los usuarios se han vuelto más analíticos con sus compras y buscan empresas comprometidas con la calidad y seguridad“, indica Gómez.

 

En caso de que alguna compañía no cumpla con las normas nacionales para ingresar los productos a México, se puede hacer acreedora a una multa en materia de comercio exterior que va desde el 2% hasta el 10% del valor de la mercancía, además de una retención, embargo e incluso una incautación desde la aduana hasta almacenes o puntos de venta.

 

Por otra parte, como consumidores se tiene la posibilidad de verificar que las consolas que se compran son seguras y cumplen con las normas y estándares nacionales, ya que deben tener el sello oficial ‘NOM‘ como una estampa o en algunos casos se encuentra como ‘NOM-TUV‘, en caso de que no esté presente en el producto los usuarios pueden acercarse con la Procuraduría Federal del Consumidor y al IFT, pues es el que se encarga de autorizar el uso del espectro radioeléctrico en territorio Mexicano.

 

Ambas autoridades trabajan de la mano con las verificaciones y en caso de que alguna empresa fabricante no cumpla con las normas se hace acreedora a multas, penalizaciones, inmovilizaciones e incluso al retiro de su producto en punto de venta.

 

“Para evitar que estas situaciones se presenten para los fabricantes, importadores y comercializadores de consolas, existen empresas acreditadas y aprobadas ante las autoridades nacionales para ofrecer los servicios de certificación, una de ellas es TÜV Rheinland, en la que nos encargamos de revisar la información de los productos y que las pruebas de laboratorio se realicen en conformidad con el estándar nacional NOM; además damos seguimiento a los productos, es decir, verificamos que las consolas sigan cumpliendo las normativas en meses o años posteriores a la primera certificación“, finaliza la vocera.

 

Además, TÜV Rheinland ofrece a algunos clientes la posibilidad de emplear acuerdos de reconocimiento mutuo aprovechando los Tratados de Libre Comercio, como el TMEC, para validar resultados de normas internaciones IEC aceptados en otros países, según sea el caso de norma a aplicar.

 

Ante este escenario es fundamental que aparte de celebrar el Día del Gamer disfrutando los juegos favoritos como los de deportes, carreras y combate, también se analice qué hay detrás de las consolas que usamos o utilizan nuestros familiares. Además, se espera que este año se presente un repunte del crecimiento en la industria de videojuegos, debido al lanzamiento de nuevos juegos de gran demanda, así como innovaciones en las consolas de los tres principales fabricantes, por lo que es el momento preciso de revisar la información de los productos para garantizar la calidad y seguridad al utilizarlos en los hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com