Enfocarse en la salud, no en la enfermedad, futuro de la medicina

 

En días pasados, Philips llevó a cabo el evento Connect Day 2020, donde expertos coincidieron en que “el futuro de la medicina, la verdadera revolución del sector es enfocarnos en la salud en lugar de en la enfermedad”, dijo Fabia Tetteroo-Bueno, CEO de Philips para Latinoamérica, al inaugurar el evento.

 

Tetteroo-Bueno afirmó que la transformación digital podría ayudar a superar los grandes desafíos actuales; desde la falta de atención primaria en toda la región, hasta la falta de centralización de la información del paciente (HCE) y la concentración de los profesionales de la salud en las grandes ciudades.

 

Los pasos por seguir para llegar a la transformación digital de la salud precisan la participación de distintos sectores. Se deben identificar cuáles son las necesidades reales de los interesados y qué características exige el proceso, para que los profesionales no tengan que adaptarse a la herramienta, sino que los sistemas se adecúen a las instituciones,  y, siempre que sea posible, es mejor adaptar la herramienta a cada institución porque no existen dos iguales.

 

El Dr. Pizzo resaltó el factor determinante del 2020 para la aceleración digital: “Este año el responsable de la aceleración no fue un presidente ni un ministro, sino un virus”. Para el CMO de Philips, “la aceleración está relacionada con la capacitación del personal” y, por otro lado, con “el empoderamiento del ciudadano como otro gran movilizador de la transformación digital”. Asimismo, la Dra. Junqueira dijo que “la aceleración está completamente alineada con la planificación”. Y, si bien algunas herramientas ya se están implementando y se utilizan en muchas instituciones, “debemos también enfocarnos en compartir el conocimiento”.

 

El factor normativo es siempre imprescindible, y al respecto de la Ley general de protección de datos personales (LGPD) se pronunció Luis Gustavo Kiatake, Presidente de la Sociedad Brasilera de la Informática en Salud (SBIS). Estas iniciativas, además de proteger a los ciudadanos y brindar un marco de acción, son importantes para las relaciones internacionales con países que tienen legislaciones similares, como el equivalente europeo, el Reglamento General de Protección de Datos (GPDR). “Siempre hablamos de la protección de datos, pero en realidad se busca proteger a las personas. Los derechos que otorga la ley corresponden a personas físicas”, recalcó Kiatake.

 

 

Esa protección no es tan sencilla cuando se analiza el flujo de esos datos. “El laboratorio recolecta información, pero también crea documentación, entonces se debe procesar todo ese material, unificarlo, almacenarlo y tomar decisiones basadas en esa información”, aclaró Kiatake, para quien es indispensable documentar cada movimiento de la información, establecer cómo se envía y quién accede, incluso si va a ser eliminada. “Los controles y protecciones deben funcionar tanto en formato físico como digital y crear planes de contingencia, sobre todo con respecto a la seguridad”, expresó.

 

La innovación digital: el futuro ya llegó

 

Para Philips, la pandemia representa un punto de inflexión para las nuevas tecnologías. La innovación digital se hizo realidad de un día para el otro. La situación actual exige tener información en tiempo real, entender cómo evoluciona la enfermedad, colaborar entre profesionales e instituciones y compartir datos sobre comorbilidades.

 

La firma aspira a “aplicar inteligencia artificial (IA) para lograr un seguimiento y diagnóstico más precisos” más allá de la pandemia, y aseguró que, desde Philips, instan a las instituciones de salud a innovar en sus modelos de negocios a través de las herramientas analíticas avanzadas en imágenes, patología y genómica que brindan.

 

Otra estrategia fundamental es el diagnóstico de precisión y la recolección de datos de los pacientes en una base centralizada. De esta forma, “podemos democratizar el conocimiento, ya que los sistemas aprenden con cada procedimiento y esa masa de conocimiento queda disponible”, expresa. Los centros de comando también son fundamentales en los momentos de crisis. Algunas herramientas de diagnóstico como un ecógrafo portátil que envía los análisis en tiempo real al centro de comando hacen que se evalúe con mayor precisión el estado del paciente.

 

En la actualidad, sin considerar la pandemia de COVID-19, el 75 % de las muertes mundiales se deben a enfermedades crónicas que aumentarán exponencialmente en los próximos años. Además, para aportar un panorama específico de la región, recalcó que en Latinoamérica hay una inversión insuficiente en medicina preventiva. Se invierte sólo el 10 % en prevención y el 90 % en diagnóstico y tratamiento.

 

En función de eso, explica los cuatro ejes principales para el cuidado del paciente: “Mejorar la experiencia del paciente, mejorar la experiencia de los profesionales de la salud, obtener mejores resultados en los tratamientos y reducir los costos del sector”. Todos convergen y se retroalimentan ya que, por ejemplo, “la única forma de recortar los costos es tener mejores resultados para el paciente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com