Big Data y Thick Data, el secreto de estas metodologías

 

Lo que parece una tendencia mediática o de redes sociales, es ya una necesidad para las empresas en su camino hacia la transformación digital. El Big Data, que llegará a los 260,000 millones de dólares en 2022, es uno de los elementos clave para la toma de decisiones, construcción de modelos estratégicos y sin duda para la creación de nuevas estrategias de marketing y ventas. Sin embargo, aún es una herramienta poco entendida.

 

De acuerdo con expertos de Findasense, la compañía global en Customer Experience, la Big Data permite el procesamiento de volúmenes de datos de forma rápida y precisa, responde preguntas de forma cuantitativa, centradas en el qué, cómo, cuándo y dónde. Aunque los datos se centran en respuestas intrínsecas frente a las actividades de un consumidor o un grupo de personas, pero no responde la pregunta que le da valor y sentido a todas esas respuestas, el por qué.

 

Para conocer las razones por las que las personas compran un producto y no el otro, o por qué las ventas cayeron, es necesario hablar de contexto, y es en ese momento cuando el Thick Data se hace presente.

 

El Thick Data llena los vacíos que el Big Data no puede responder, se trata de datos cualitativos que revelan el comportamiento de los consumidores en el sentido racional del mismo, emociones, sentimientos, intenciones. Sabemos si compra por necesidad o por sumarse a alguna tendencia que le gusta o le favorece”, asegura Valeria Quintero Fadul, experta de Findasense.

 

La relevancia de estas dos metodologías es tal que ya se encuentra entre las prioridades de muchas compañías, la firma global KPMG afirma que 75% de personal directivo afirma que el análisis de datos (data & analytics) es una de las cuatro tecnologías emergentes o habilitadores más relevantes utilizados por las empresas para mejorar la competitividad.

 

De acuerdo con Findasense, centrarse en la experiencia del cliente, es una de las prioridades de las empresas para este y los siguientes años. Integrar las estrategias de Big Data (clics, visualizaciones, compra online y registro de formularios) con Thick Data (encuestas, entrevistas, observación, focus group, entre otros), expandirá el conocimiento del consumidor a través de la identificación de momentos, tendencias, investigación, mercado, servicio, producto, etc.

 

Hoy, ante nuevas exigencias de los mercados y una acelerada digitalización, diferentes industrias ya invierten en la generación de datos y análisis de comportamientos del consumidor con diferentes formas de procesar, consumir, analizar e interpretar la información. Tener un enfoque integral de las dos tecnologías Big Data y Thick Data permitirá sí tener un panorama completo sobre las cambiantes necesidades del cliente para con ello explorar diferentes estrategias.

 

“Elegir las metodologías adecuadas para proyectos, campañas o plan de negocios de las empresas requiere de un análisis profundo del estado en el que se encuentra la compañía y sus necesidades. El análisis de Valeria Quintero refuerza la necesidad de estrategias integrales en la que las compañías tengan aliados estratégicos que conozcan el funcionamiento de este tipo de herramientas para estar en posibilidades de transformar los datos en experiencias para el consumidor y entenderlos como usuarios” comentó Mariano Russo, CX Client Success & Business Strategy Lead, Innovation Leader de Findasense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *