A superar barreras de transformación digital en sector público

 

En todo el sector público hay diversas formas de transformación digital que tienen lugar en diferentes etapas de progreso. Parte del factor que impulsa esto es que los ciudadanos ahora esperan un nivel de servicio similar al que reciben de las empresas privadas. La velocidad, la usabilidad, la disponibilidad y la confiabilidad son clave, ya que la popularidad de las aplicaciones de transporte, banca y entrega de alimentos, entre muchas otras, sigue demostrando.

 

El uso más inteligente de la tecnología y de los datos pueden marcar una diferencia aún mayor, anunciando una transformación digital completa. La capacidad de identificar a los clientes y adaptar su experiencia permite proporcionar a los ciudadanos ofertas específicas y optimizadas, tal como lo hacen las empresas privadas. No hay duda de que esta innovación es el camino para seguir, sin embargo, hay algunos desafíos y barreras que aún deben superarse.

 

Obstáculos hacia la transformación.

Diferentes líderes de TI, descubrimos que, a nivel global, solo el 49 por ciento de los proyectos actuales de TI de gobierno se considera que cumplen plenamente con las expectativas. Las limitaciones presupuestarias y la infraestructura heredada, como era de esperar, son las principales barreras para este cambio.

 

Sin embargo, también encontramos que las barreras hacia la transformación digital son motivo de preocupación. Los líderes están preocupados por la falta de colaboración entre todas las áreas involucradas, la falta de liderazgo y visión, y nuevamente hay concordancia en que la cultura y la renuencia a cambiar obstaculizan la transformación.

 

Asegurar que todos participen en los proyectos de transformación digital es vital para impulsar el cambio dentro del sector público; y a diferencia de las limitaciones presupuestarias, este es un desafío que puede abordarse de inmediato. Entonces, ¿cómo pueden los líderes de TI dentro de los gobiernos hacer esto? Hay algunos puntos simples pero vitales para recordar cuando se trata de impulsar el cambio digital desde dentro:

 

  • No concentrarse en la tecnología en sí: cuando se intentan implementar nuevas tecnologías, no es recomendable liderar con la tecnología en sí. Es importante iniciar con los resultados comerciales deseados y los beneficios esperados. Es muy fácil perderse en una iniciativa de transformación digital genérica y multipropósito, pero ¿qué objetivo final específico ofrecerán estos nuevos sistemas y tecnologías? ¿Será el crecimiento de ingresos, el compromiso del cliente o la maximización de presupuestos más pequeños? Liderar con resultados específicos hará que sea mucho más fácil lograr que todos se sumen a esta visión.

 

  • Cambiar la conversación sobre el presupuesto: los presupuestos siempre serán un problema cuando se trata del sector público, creando un obstáculo para la implementación de tecnología que en realidad podría ayudar a aprovechar al máximo la disminución de los recursos. Sin embargo, aquí es donde se debe vender la visión de la transformación digital y sus beneficios a cada área involucrada. Por ejemplo, en lugar de decir que la inversión en nuevas soluciones costará un monto específico de dinero, en cambio, es importante que se indique que la inversión en tecnología ahorrará con el tiempo.

 

  • Conocer a las audiencias y usuarios: cuando se hable con personas de cada institución, se debe asegurar la adaptación de los mensajes, ya sea que se hable con el titular del presupuesto o un empleado de nivel de entrada. No todos van a comprender los tecnicismos y, dependiendo de los roles laborales, los resultados deseados de la transformación digital variarán. Además, se debe incluir a estos usuarios en las primeras etapas de configuración y diseño de los nuevos procesos y servicios.

 

  • Comprender la resistencia: comprender por qué puede haber resistencia interna a las nuevas tecnologías y procesos es la mitad de la batalla para superarlos. Por ejemplo, el término automatización podría crear inmediatamente una sensación de ansiedad para muchos trabajadores, gracias a los titulares sensacionalistas sobre la pérdida de empleos. Al ajustar la mentalidad, la cultura empresarial puede abrirse para aprovechar al máximo las nuevas tecnologías. Asegurar al personal que la tecnología puede, de hecho, mejorar sus trabajos, liberándolos de procesos internos más mundanos para enfocarse en tareas más innovadoras y creativas en su trabajo.

 

La transformación digital no se trata solo de tecnología, se trata más de personas y procesos. Comprender el elemento humano de esta transformación es la única forma de impulsar con éxito el cambio interno. Del mismo modo, los líderes de TI del sector público deben asegurarse de que cualquier socio tecnológico con el que elijan trabajar también tenga una sólida comprensión del contexto empresarial y las razones del cambio comercial y operativo fundamental.

 

Wilson Grava, vicepresidente y gerente general América Latina en Pure Storage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *