Trabajo remoto: la respuesta flota en la nube

 

En tiempos de crisis sanitaria, la nube resulta clave para la sustentabilidad actual de las organizaciones y de las cadenas de suministro.

 

Por Ulises Ladislao

De acuerdo con un estudio de Oracle, hacia 2025 el 80% del flujo de trabajo y las cargas críticas de las empresas se desarrollarán desde la nube, toda vez que representa una herramienta clave para la transformación digital, pues permite agilizar los negocios y democratiza el acceso a aplicaciones y datos desde cualquier lugar con conexión a Internet.

 

Esta tecnología no sólo establece nuevas plataformas, sino que significa el mayor cambio en el paradigma del uso de las Tecnología de Información, desde el advenimiento de Internet. Su potencial transformador es indiscutible”, señala Ricardo Fisch, Global Head del área de Cloud Services de gA.

 

Escenarios de distanciamiento social que imponen males como el COVID-19, obligan a reorganizar el trabajo en las empresas, y en los cuales la nube se convierte en elemento fundamental. En ciclos como los que atravesamos, apunta el especialista, las decisiones deben ser tomadas con agilidad y, sobre todo, con información obtenida en tiempo real, para responder con éxito a esta situación. “Las organizaciones deben estar preparadas para garantizar su continuidad y sustentabilidad, empezando por asegurar la conectividad y el rápido acceso a la información.

 

La nube permite incorporar el modelo de trabajo remoto, seguro y productivo, a través de la gran red, con nuevas formas de colaboración interna y con otros agentes de la cadena de valor. Evitar la ruptura del supply chain en aspectos vitales como medicamentos, alimentos, elementos de prevención, es más importante que nunca”, asegura el líder de Cloud Services.

 

Las empresas que disponen de infraestructura de cloud tienen una enorme ventaja para lograr migrar gran parte del staff a un esquema remoto, operando de manera ininterrumpida, sin perder la seguridad de sus datos y salvaguardando a sus colaboradores. “Las compañías que aún no han decidido migrar a la nube se encontrarán con mayores desafíos a la hora de establecer una estrategia de continuidad del negocio, en el marco de esta coyuntura global”, sentencia Fisch.

 

Además de la habilitación tecnológica para alcanzar este estatus, se requiere un cambio en la cultura de la organización. “Estamos transitando momentos definitivos, que marcarán un antes y un después en la manera de afrontar los retos de negocios”.

 

Integrar un modelo sustentable dentro de la organización, que minimice el impacto económico de los fenómenos de pandemia actuales; y asegurar la continuidad de la cadena de suministro, ya no es sólo un tema de negocios. “Es parte fundamental de la responsabilidad social de las empresas, el Estado y las organizaciones sociales”, finaliza Ricardo Fisch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *