Suscripción vs. licenciamiento perpetuo, qué conviene más

 

Vivimos en un mercado que cambia continuamente,  donde cada día es más relevante para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro negocio y nuestra infraestructura tecnológica sea capaz de adaptarse rápidamente a los requerimientos del negocio y del mercado. Por tal motivo, el software se ha vuelto una pieza fundamental dentro de las plataformas tecnológicas para mantener la infraestructura tecnológica actualizada, creándose al respecto un hilo de preguntas, quejas y mitos al respecto de su licenciamiento que me gustaría ayudar a aclarar.

 

Primero hablemos de los dos principales modelos de licenciamiento:

 

Licenciamiento Perpetuo: En este modelo el usuario final compra la licencia de uso de una versión particular de software, pagando en una sola exhibición el valor completo de dicha licencia. En la mayoría de los casos es necesario adquirir un contrato de soporte para tener acceso a correcciones o parches para resolver problemas técnicos o solucionar vulnerabilidades de seguridad, ya que usualmente el periodo de garantía es corto, generalmente 90 días. En teoría, este tipo de licencias se pueden usar indefinidamente por no tener una vigencia, pero en la práctica la vida útil de una licencia de este tipo es corta y puede variar desde dos hasta cinco años, al final de la cual tenemos que adquirir una nueva licencia de uso para la última versión del software.

 

Suscripciones de software: En este modelo el cliente paga de manera recurrente -generalmente anual o mensualmente- por la licencia de uso del software. El pago de la suscripción le permite tener acceso a la última versión del mismo incluyendo correcciones a problemas o vulnerabilidades de seguridad (parches) y generalmente incluye en el costo de la suscripción el acceso a soporte técnico sin tener que contratar un algún elemento adicional.

 

Para entender mejor los beneficios que puede traer cada modelo voy a dividir el análisis en tres secciones con base en el área de impacto de las diferencias entre los modelos. Primero hablaremos del impacto técnico y a la operación, después el económico y para finalizar abordaré el impacto al negocio.

 

Desde un punto de vista tecnológico y de operación, donde mantener el software actualizado es uno de los principales retos que tienen las organizaciones el día de hoy, el modelo de suscripción ofrece varias ventajas. Podría decir que la principal es el tener acceso a la última versión disponible de software, eliminando así el principal reto operativo asociado al licenciamiento perpetuo, que es la obsolescencia. La obsolescencia determina la vida útil de las licencias perpetuas; en promedio cada dos años se libera una nueva versión y dependiendo de las políticas de cada proveedor la vida útil de una licencia puede variar entre 2 y 5 años, estando el promedio más cercano al rango inferior. Otra ventaja operativa para las suscripciones es que el soporte técnico es parte de la suscripción, eliminando la necesidad de administrar otro contrato independiente con fechas de término que tal vez no coincidan con la vida útil del software.

 

Desde un punto de vista financiero, los beneficios de un modelo por suscripción son varios, como el movimiento del pago de las licencias de un gasto de capital (CAPEX) a un gasto operativo de operación (OPEX). Adicionalmente, está la reducción del desembolso inicial, así como la reducción del costo total de propiedad del software. En un estudio realizado por McKinsey & Company, dos de las razones principales para moverse a un modelo de licenciamiento por suscripción son: La reducción de la inversión inicial y la reducción del valor total de propiedad, con el 50% y 45% respectivamente.

 

Ahora bien, desde un punto de vista de negocios, el modelo de licenciamiento perpetuo ofrece una serie de funcionalidades que serán las mismas a lo largo de su tiempo de vida, mientras que una suscrición nos permite hacer ajustes a la capacidad o tipo de licenciamiento sin forzarnos a cierta estructura o imponiendo altos costos a los cambios. En el mismo estudio de McKinsey & Company que mencionamos anteriormente, la principal razón por la que se elige una suscripción es la flexibilidad para ajustar la capacidad de licenciamiento con un 60%.

 

Manuel Marco, Director de Software and Buying Programs Cisco México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *