Salón de Clases Inteligente como método de enseñanza

 

En el mundo actual de conectividad constante y gratificación instantánea a solo un clic de distancia, los estudiantes de hoy en día tienen períodos de atención más cortos que nunca. Eso significa que los días de los profesores parados frente al aula podrían haber terminado. Las conferencias no solo no involucran a los estudiantes ni fomentan su participación, sino que también pueden perjudicar su educación.

 

Si bien las teorías y tendencias de la mejor manera de aprender a menudo difieren y cambian con el tiempo, un método de enseñanza cada vez más popular está demostrando ser más eficaz entre los estudiantes de hoy: el aprendizaje activo. Como se define en las guías y estrategias de estudio, es experiencial, atento e interesante. A través de él, los maestros pueden explorar un conjunto de experiencias de aprendizaje más efectivas e interesantes, lo que les permite asumir una mayor responsabilidad por la educación de sus alumnos frente a los métodos de enseñanza tradicionales o predeterminados.

 

La investigación de PNAS  analizó 225 estudios que informaron los puntajes de los exámenes o las tasas de fracaso del rendimiento estudiantil en los cursos de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEAM) de pregrado en conferencias tradicionales versus aprendizaje activo. Los resultados indican que los puntajes promedio en los exámenes mejoraron aproximadamente un 6% en las secciones de aprendizaje activo, y que los estudiantes con clases tradicionales tenían 1,5 veces más probabilidades de fracasar que los estudiantes en clases con aprendizaje activo.

 

¿Cómo explorar el aprendizaje colectivo?

 

Escucha activa: Centrarse intencionalmente en lo que se dice en una conversación, conferencia o grupo. El objetivo es que los alumnos repitan lo que acaban de escuchar en su cabeza.

 

Visual: Hacer coincidir el uso de imágenes (gráficos, mapas, diagramas y más) con pistas verbales, como títulos y autores, para ayudar a retener la información.

 

Ver y escuchar: Compartir información a través de formatos atractivos como presentaciones de PowerPoint, multimedia y películas. Estos medios tienen la ventaja de ilustrar las lecturas y los sonidos que los hacen inherentemente más atractivos.

 

Actualmente, las pizarras interactivas están ganando popularidad entre las universidades, debido a su capacidad para ayudar a los maestros a mostrar imágenes, textos y videos en paneles de pantallas táctiles con altas resoluciones, convirtiendo el aula en un espacio interactivo.

 

Los estudiantes remotos pueden ir de observadores a participantes activos, ya que pueden conectarse con el aula presencial y ver la presentación o las marcas de los maestros en tiempo real. Muchos estudiantes pueden ver y participar con las opciones de visualización estándar, y los maestros pueden activar una videoconferencia y usar picture-in-picture para ver a los estudiantes participantes a distancia.

 

Las pizarras interactivas también pueden ayudar a promover el trabajo grupal y el aprendizaje entre pares. En un estudio reciente que involucró a estudiantes de ingeniería de educación superior, se encontró que las pizarras interactivas desempeñaron un papel clave en el proceso de aprendizaje de los estudiantes, ayudando a promover varios estilos de enseñanza, incluyendo: exploratorio, explicativo, esclarecedor e insercional. Los resultados también muestran que estas pizarras pueden facilitar un “espacio de trabajo conjunto”, un ámbito social con diálogo e interactividad estudiantil.

 

Bernardo Rafael Caraveo Posadas – Manager Development Vertical Market Education Ricoh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *