Preparando el camino para la próxima década de datos

 

El año 2020 marca el comienzo de lo que en Dell Technologies llamamos la próxima década de datos, una era que sin duda comenzamos con expectativas nuevas (y bastante altas) de lo que puede permitir la tecnología en términos de cómo vivimos, trabajamos y jugamos.  Entonces, ¿qué nuevas tendencias tecnológicas e innovaciones establecerán las pautas de lo que vendrá en los siguientes 10 años? Estas son mis principales predicciones para el año que tenemos por delante.

 

El año 2020 demostrará que es momento de mantener la TI simple

Tenemos muchos datos en nuestras manos: Big Data, metadatos, datos estructurados y no estructurados, datos en la nube, datos en dispositivos del borde, en centros de datos principales… Están en todas partes. Pero las organizaciones tienen dificultades para asegurarse de que los datos adecuados vayan a los lugares correctos en el momento oportuno.  Les falta visibilidad de los datos, la posibilidad de que los equipos de TI accedan y analicen rápidamente los datos correctos, porque hay muchos sistemas y servicios entrecruzados en sus infraestructuras de TI.  En el comienzo de 2020, los directores de TI priorizarán la visibilidad de los datos como imperativo de TI, porque, después de todo, los datos son lo que mantiene la rueda de la innovación en movimiento.

 

Veremos a las organizaciones acelerar sus transformaciones digitales simplificando y automatizando sus infraestructuras de TI y consolidando sistemas y servicios en soluciones completas que permitan más control y claridad.  La coherencia en las arquitecturas, la coordinación y los acuerdos de servicio abrirán nuevas puertas para la administración de datos y, en última instancia, permitirán que los datos se utilicen como parte de la IA y el aprendizaje automático a fin de potenciar la automatización de la TI.  Y todo eso permitirá resultados comerciales más rápidos y mejores con los que podrá prosperar la innovación en la próxima década.

 

La coexistencia de nubes se asomará en el horizonte

La idea de que la nube pública y la privada pueden coexistir y lo harán se volverá una clara realidad en 2020.  Las estrategias de TI de múltiples nubes que permiten las arquitecturas de nube híbrida tendrán un papel clave para lograr que las organizaciones tengan una mejor administración y visibilidad de los datos, además de garantizar que sus datos permanezcan accesibles y seguros.  De hecho, IDC predijo que, para 2021, más del 90% de las empresas mundiales dependerán de una combinación de nubes privadas dedicadas/en las instalaciones, varias nubes públicas y plataformas heredadas para satisfacer las necesidades de sus infraestructuras.

 

Sin embargo, las nubes privadas no solo existirán como un elemento principal del centro de datos.  A medida que continúen las implementaciones de la tecnología 5G y el borde, las nubes híbridas privadas existirán en el borde para asegurar la administración y la visibilidad de los datos en tiempo real sin importar dónde se encuentren.  Esto significa que las organizaciones esperarán más de los proveedores de servicios y de nube para asegurarse de que pueden cumplir con las exigencias de sus nubes híbridas en todos los entornos.  Además, veremos como la seguridad y la protección de datos se integrarán cada vez más en los entornos de nube híbrida, principalmente allí donde los contenedores y Kubernetes siguen ganando impulso para el desarrollo de aplicaciones.  Las medidas de seguridad no podrán agregarse a la infraestructura de nube. Será necesario que estén integradas de forma inherente en la base de la estrategia general de administración de datos del borde al núcleo y a la nube.

 

Solo se pagará lo que se use

Uno de los mayores obstáculos que enfrentan los tomadores de decisiones de TI para impulsar la transformación son los recursos.  Los CAPEX y los OPEX suelen ser factores limitantes al planificar y predecir las necesidades de consumo y computación del año siguiente, y ni que hablar de los próximos 3 a 5 años.  Los modelos de consumo de nube y SaaS han ampliado su adopción y popularidad, ya que ofrecen a las organizaciones la flexibilidad de pagar por lo que usan a medida que lo hacen.

 

En 2020, las opciones de consumo flexible y “como servicio” se acelerarán rápidamente a medida que las organizaciones aprovechen la oportunidad de transformarse en organizaciones de TI habilitadas para la nube y definidas por software.  Como resultado, podrán elegir el modelo económico adecuado para su negocio a fin de aprovechar las soluciones de TI integrales que permiten la visibilidad y la movilidad de los datos, e incluso lidiar con las cargas de trabajo de IA y aprendizaje automático más exigentes cuando sea necesario.

 

El “Edge” se expandirá rápidamente a las empresas

El “Edge” sigue evolucionando, y muchos trabajan duro para definir exactamente qué es y dónde se encuentra.   Aunque antes se limitaba a la Internet de las cosas (IoT), ahora es difícil encontrar sistemas, aplicaciones, servicios o incluso personas y lugares que no estén conectados.  El “Edge” está surgiendo en muchos lugares y se expandirá bajo el liderazgo de las organizaciones empresariales, que ofrecerán la infraestructura de TI para respaldarlo.

 

La conectividad 5G está creando nuevos casos de uso y nuevas posibilidades para los servicios de salud, los servicios financieros, la educación y la producción industrial.  Como resultado, las soluciones de redes definidas por software y SD-WAN se vuelven un elemento esencial para una solución de infraestructura de TI completa, ya que garantizan que las cargas de trabajo de datos masivas puedan transferirse con rapidez (y de manera segura) entre los entornos de borde, de núcleo y de nube.  Las soluciones de redes abiertas prevalecerán sobre las patentadas, ya que las organizaciones reconocerán que la única manera de administrar y proteger los datos correctamente a largo plazo requiere la flexibilidad y la agilidad que solo las redes abiertas definidas por software pueden ofrecer.

 

Los dispositivos inteligentes cambiarán la forma en que trabaja y colabora

La innovación de las PC sigue traspasando límites cada año: las pantallas son más envolventes y más grandes que nunca, mientras que el factor de forma es cada vez más pequeño y delgado.  Sin embargo, la mayor transformación se observa en lo que se ejecuta en el corazón de las PC.  Las aplicaciones de software que usan IA y aprendizaje automático crean sistemas que ahora saben dónde y cuándo optimizar la energía y la computación según los patrones de uso.  Gracias a la biometría, la PC lo reconoce apenas mira la pantalla.  Y ahora la IA y el aprendizaje automático son lo suficientemente inteligentes como para ofrecer a su sistema la capacidad de regular el sonido o el color en función del contenido que esté mirando o del juego que esté jugando.

 

En el próximo año, estos avances en IA y aprendizaje automático transformarán las PC en herramientas aún más colaborativas e inteligentes.  Tendrán la capacidad de optimizar la energía y la duración de la batería en función de los momentos de más productividad, e incluso se volverán dispositivos autosuficientes que podrán repararse o pedir una reparación de forma automática. De esta manera, reducirán la carga del usuario y, por supuesto, la cantidad de incidentes de TI registrados.  Esto significará un aumento en la productividad y la satisfacción tanto de los usuarios finales como de los grupos de TI que les brindan soporte.

 

Innovación con integridad y abastecimiento sostenible

La innovación sostenible seguirá teniendo protagonismo, ya que las organizaciones como la nuestra querrán asegurarse de que el impacto que tengan en el mundo no implique un peligro para el planeta.  Se acelerará el aumento de inversiones en reciclaje y reutilización para las innovaciones de circuito cerrado (el hardware se volverá más pequeño y eficiente, y se diseñará con materiales reciclados y recuperados), lo cual minimizará los residuos electrónicos y maximizará el uso de los materiales existentes.  En Dell Technologies, logramos nuestros objetivos Legacy of Good 2020 antes de lo planeado, por lo que los retiramos y definimos nuevos objetivos para 2030. Con ellos, nos proponemos reciclar un producto equivalente por cada producto que compren los clientes, liderar la economía circular fabricando más de la mitad de todo el contenido de los productos con materiales reciclados o renovables, y usar solo materiales reciclados o renovables para el embalaje.

 

A medida que nos acercamos a la próxima década de datos, me siento optimista y entusiasmado por lo que nos depara el futuro. Los pasos que darán nuestros clientes el próximo año para aprovechar al máximo sus datos sentarán las bases de nuevas innovaciones en tecnología que todos experimentaremos de algún modo, ya sea mediante un dispositivo más potente, un tratamiento médico más rápido, educación más accesible, una menor cantidad de residuos o un aire más puro.  Y, antes de que nos demos cuenta, estaremos imaginando lo que nos depararán los siguientes 10 años.

 

Mario Huelga, Director de Ventas Data Center en Dell Technologies México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *