Peligros ocultos en Wi-Fi públicas y cómo evitarlos

 

En la era del ciber crimen, las Wi-Fi públicas se han convertido en una oportunidad de oro para los criminales. La última encuesta muestra que el 79% de los usuarios de redes Wi-Fi públicas corren riesgos importantes al conectarse. Seleccionan los hotspots por la calidad de la señal, nombres que les parecen conocidos o eligen cualquier opción gratuita.

 

Sin embargo, estas redes públicas son perfectas para hackers que pueden acceder fácilmente y configurar programas para robar datos personales. Daniel Markuson, experto en privacidad digital de NordVPN, ha hablado sobre las redes Wi-Fi públicas y los peligros que conllevan con un par de hackers profesionales. Accedieron a compartir su experiencia a cambio de conservar su anonimato.

 

¿Por qué son las redes Wi-Fi públicas inseguras?

 

Todos los hackers estuvieron de acuerdo en dos puntos comunes que afectan a la vulnerabilidad de los hotspots Wi-Fi públicos. Se trata de una mala configuración del router y una contraseña demasiado débil.

 

Con docenas o incluso miles de personas en un lugar público, cualquier ciber criminal estará en la posición perfecta para buscar a su presa sin que nadie le detecte. No se necesita mucho tiempo para comenzar el proceso: generalmente los hackers usan software legal básico y fácil de usar. Los hackers mencionan Wireshark y Aircrack-ng como ejemplos. Dicen que se necesita un par de minutos únicamente para poder acceder a la información confidencial enviada desde un dispositivo conectado a través de una Wi-Fi insegura.

 

La peor parte de esto es que la víctima quizá ni siquiera se dé cuenta de que su dispositivo ha sido pirateado. Si tiene suerte, el hacker solo leerá la actividad del navegador. Pero en el peor de los casos podría robar toda la información privada incluyendo contraseñas y tarjetas de crédito.

 

¿Sabía que el nombre de la Wi-Fi de casa contiene la dirección? Dado que los dispositivos están continuamente buscando redes Wi-Fi de confianza, los hackers pueden usar esas solicitudes de conexión para descubrir dónde vive alguien. Solo necesitan encontrar un espacio público y configurar un pequeño escáner que registre de forma pasiva todas las solicitudes cercanas para unirse a una red Wi-Fi.

 

Advertencia de los hackers anónimos: cualquiera que sepa el nombre de una red Wi-Fi de casa, puede descubrir dónde está. Es suficiente con teclear el nombre en una página pública que crea mapas de calor para hotspots Wi-Fi, como Wigle.net.

 

Tipos de ataques en Wi-Fi públicas

 

Los hackers nos explicaron los tipos más comunes de ciber ataques que se pueden lanzar en redes Wi-Fi públicas:

 

Ataques de intermediario. Cuando un dispositivo se conecta a internet, los datos viajan desde el dispositivo hasta un servicio o website. Un pirata se puede colocar entre la transmisión y el dispositivo. La información del dispositivo deja de ser privada.

 

Ataques gemelos. Pueden ocurrir cuando los ciber criminales crean hotspots Wi-Fi falsos. Cuando un dispositivo se conecta a un punto de acceso controlado por un hacker, le está dando acceso a toda la información.

 

Malware. Cuando se conecta a una red insegura, códigos maliciosos pueden infectar su dispositivo en cualquier momento. Una vez el malware ha infectado el dispositivo, puede desconfigurar el sistema y dar a los hackers acceso a tu información.

 

Fisgones y espías. Con la ayuda de software especial, los hackers pueden ver todos los datos que pasan por la red y acceder a su actividad online. Pueden ver la actividad en el navegador, detalles de inicio de sesión y entrar en las cuentas para robar información sensible o incluso dinero.

 

Cómo permanecer seguro

 

Según Daniel Markuson, experto en privacidad digital de NordVPN, es recomendable no usar las Wi-Fi públicas y conectarse desde un móvil. Sin embargo, si no queda otra opción, estos son algunos consejos útiles para proteger los dispositivos y la información que contienen.

 

Al conectarse a una Wi-Fi en una cafetería o en un hotel, comprobar el nombre de la red con alguien del personal.  Recuerda que los hackers pueden crear hotspots WiFi falsos usando nombres que pueden parecer de confianza.

 

En las redes públicas, no visitar páginas sensibles, ni entrar en plataformas sociales y, sobre todo, no realizar transacciones bancarias. Es mejor limitar el uso de las Wi-Fi públicas para navegar por internet.

 

Si se inicia sesión en cuentas privadas, asegúrarse de tener la autenticación de dos factores. Usar una firma digital para transacciones importantes.

 

Activar firewall. La mayoría de los sistemas operativos tienen un firewall integrado que evita que se pueda acceder a los datos de tu ordenador. Aunque no te mantendrá completamente a salvo, el firewall es útil combinado con otras herramientas de seguridad.

 

Usar una VPN (red privada virtual). Una VPN sólida, como NordVPN, se asegurará de que tus conexiones online son privadas y que tus datos sensibles permanecerán seguros. La herramienta envía tu tráfico de internet a través de un túnel cifrado, lo que hace que sea casi imposible de piratear.

 

Desactivar la función de Wi-Fi del dispositivo cuando no se usa. Evitará conexiones no deseadas con redes Wi-Fi cercanas.

 

Daniel Markuson recomienda tener cuidado a la hora de conectarse a cualquier Wi-Fi hotspot público. Para proteger la información privada, tráfico, datos de navegación y protegerse ante un posible robo de identidad, no conectar a redes no seguras o usar una VPN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *