Pago sin contacto requiere seguridad

 

Una transacción sin contacto es dos veces más rápida que usar un PIN y mucho más rápido que usar efectivo. El uso acelerado de transacciones en línea como resultado de las medidas restrictivas para combatir el nuevo coronavirus ya no es una novedad, así mismo la adopción de métodos de pago digital, como aplicaciones y tarjetas NFC, se ha popularizado. El uso creciente de las innovaciones nos ha hecho saltar en el tiempo, y lo que se esperaba que sucediera en los próximos cuatro o cinco años podría hacerse realidad en los próximos cuatro o cinco meses. Según el informe de Tendencias en Medios de Pago de Minsait Payments  la población activa en los bancos y que usa dos o más bancos era de alrededor del 55% al 2019 y se prevé que ha crecido a consecuencia de la pandemia de 2020, lo cual hace que el pago sin contacto se convierta en una realidad.

 

Esta tecnología es ahora la forma más segura de realizar pagos. Las personas solo tienen que acercar la tarjeta al lector; los consumidores también pueden elegir realizar transacciones NFC a través de billeteras digitales (mobile wallets).

 

Cómo funciona la tecnología NFC

 

Se considera que este método es más seguro, ya que no hay contacto, y no se puede clonar una tarjeta ni recopilar sus datos para completar una compra en línea sin contacto. Solo con una Terminal o un PDV genuino (los dispositivos populares), suministrado por un Banco Adquirente puede establecer esa conexión.

 

Las tarjetas sin contacto incorporan una antena de comunicación de campo cercano que se puede usar para pagos de proximidad (también llamados pagos NFC) a través de ondas de radio. La tarjeta crea un criptograma dinámico, es decir, un código único para cada transacción, que cambia automáticamente dentro de un tiempo predeterminado, sin la intervención del titular de la tarjeta. Por lo tanto, este procedimiento reduce considerablemente el riesgo de hackeo y de transacciones fraudulentas.

 

En la vida de la “nueva normalidad”, la preferencia por los pagos sin contacto también es consecuencia de la mayor conveniencia que experimentarán en breve muchos usuarios nuevos. Este hábito crea un desafío también para la experiencia de pago en línea (comercio electrónico) y en ese sentido, los retailers,  las compañías de tarjetas, los expertos en seguridad y los bancos deben proporcionar una buena experiencia de pago, fácil y segura y, al mismo tiempo, prevenir el fraude.

 

Los datos de su tarjeta de crédito resguardados de manera segura en los comercios en línea

 

Pregunta básica, ¿Te acuerdas en cuántos sitios web has dejado registrados los datos de tu tarjeta bancaria?  A medida que se va acelerando el uso del comercio electrónico (debido mayormente al distanciamiento social que implica no salir a las calles a hacer compras consideradas no esenciales), el número de transacciones en línea se multiplicaron; por ejemplo de acuerdo a la Asociación Mexicana de Ventas Online  , (AMVO)  , durante los primeros tres meses de la cuarentena en México, la compra de comida en línea aumento 64% y la de tecnología 16%, pero más aún, pasados los tres meses, entrando a la “nueva normalidad”,  la compra de comida aumentó todavía 29% y la de tecnología 41%.  Esto es un claro ejemplo de que los retailers on-line tienen una base de datos de tarjetas de crédito en constante crecimiento y con amplias necesidades de seguridad que cumplir.

 

Hoy en día, estos retailers de la mano del ecosistema financiero (bancos, adquirientes, agregadores y el resto de los merchants) tienen ya a su disposición maneras de resguardo seguras y confiables que además de garantizar el resguardo de los datos sensibles de sus clientes, tienen la opción de darle al cliente facilidades de manejo de sus cuentas, como actualizar el número de tarjeta y la fecha de vencimiento una vez que la tarjeta ha expirado y la tarjeta se ha actualizado.  Esto lo hemos platicado en mi artículo anterior acerca de Tokenización EMV.

 

Yecaneh Aguado, directora de ventas para Servicios de Banca y Pagos de Thales México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *