Internet para mujeres y niñas

 

En nuestra era digital, la alfabetización en Internet se ha vuelto esencial en muchos campos. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) impulsan el crecimiento de las empresas y el desarrollo económico de los países. Abren nuevos canales para comunicarse a través de grandes distancias, así como para organizar a las personas, aumentar la conciencia y estimular el activismo. 

Pero tal promesa también puede ser profundamente excluyente, si no puede ser disfrutada por todas las personas.

Hoy en día, muchas mujeres y niñas se quedan rezagadas en el desarrollo digital. A nivel mundial, las mujeres tienen 12% menos de probabilidades de usar Internet que los hombres. Esta brecha digital de género es más baja en los países desarrollados (3%), y más alta en los países menos desarrollados, donde las mujeres son 33% menos propensas que los hombres a usar Internet.

Aunque la brecha de género en realidad se ha reducido en la mayoría de las regiones, se ha ampliado en África, donde el uso de Internet por parte de las mujeres es 25% más bajo que el de los hombres. Y según las encuestas de hogares en la India, 57% menos mujeres usan Internet que los hombres.

En algunos casos, las mujeres simplemente no tienen acceso a Internet, o es demasiado caro. En otros, tienen acceso, pero no lo usan.

Esto apunta a cuestiones más profundas. A nivel mundial, las mujeres tienen menos tiempo libre que los hombres, dado que generalmente soportan la mayor carga de las tareas domésticas y el cuidado de los niños. Muchas mujeres también señalan que sienten que el contenido de Internet no es relevante para sus vidas. Otras temen las invasiones a su privacidad en línea o exponerse a diversas formas de abuso. Necesitamos más creadoras de contenido femenino y espacios en línea que sean seguros.

Además, debe recordarse que el acceso a Internet sólo es completamente significativo cuando las mujeres tienen las habilidades o capacidades para usarlo en beneficio propio o de sus familias y comunidades. A medida que las economías se vuelven más digitales e interconectadas, la participación de las mujeres en campos como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas es crucial. Pero, desafortunadamente, no estamos manteniendo el ritmo.

Internet tiene un gran potencial para promover la inclusión digital de las mujeres y la igualdad de género, uno de los pilares del desarrollo sostenible. El Objetivo 5 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, incluye una meta para mejorar el uso de tecnologías habilitadoras como las TIC e Internet. Las TIC también se identifican en el Objetivo 17 como tecnología habilitadora crítica para toda la Agenda.

Las personas responsables de la formulación de políticas en todo el mundo pueden desempeñar un papel clave para aprovechar el potencial positivo de Internet, al crear un marco propicio para la inclusión digital de las mujeres.

Necesitamos acciones efectivas, tangibles y medibles para cerrar la brecha digital de género en el acceso a Internet. Necesitamos abordar las barreras para su uso, para garantizar que las mujeres y las niñas puedan beneficiarse verdaderamente de la inclusión digital.

Sabemos que las desventajas digitales reflejan profundas desigualdades estructurales, económicas y culturales. Por lo tanto, las políticas no pueden ser únicamente de naturaleza digital. Las medidas para reducir la brecha digital deben basarse en los derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres a participar y contribuir al desarrollo social, económico y cultural. Deben considerar la libertad de las mujeres para tomar sus propias decisiones e incluir a las mujeres de todos los grupos sociales y estilos de vida en la configuración de estas políticas y tecnologías que afectan sus vidas.

No existe una solución única para todas las personas. Existen enormes variaciones nacionales tanto en la igualdad de género como en el desarrollo digital. Los cambios deben ser culturalmente específicos para que sean efectivos. Si deseamos superar la brecha digital y promover el desarrollo digital, los gobiernos, las empresas y otras partes interesadas deben prestar atención a estos diferentes contextos al desarrollar políticas, programas y planes de negocios.

Las medidas de desarrollo digital también deben integrarse con políticas para combatir la desigualdad de género.

En agosto de 2018, el G20 se comprometió a “prestar especial atención” a la brecha digital de género e hizo nueve recomendaciones al respecto, las cuales se enfocan en la necesidad de aumentar el conocimiento de la brecha digital de género. Entre las recomendaciones se propone recopilar mejores datos para mejorar la toma de decisiones basada en evidencia y promover las habilidades digitales y el acceso a Internet para las mujeres, haciendo uso de herramientas que proporcionen nuevas oportunidades en materia de conectividad, prestando especial atención a aquellas que sufren disparidad en el uso y acceso.

Las recomendiaciones del G20 también incluyen el apoyo al espíritu empresarial digital de las mujeres y el fomento de una mayor cooperación entre los sectores público y privado para fortalecer el interés de las niñas en los estudios y carreras de tecnología. Finalmente, se propone abordar la violencia cibernética hacia las mujeres y las niñas, además de coordinar las nuevas iniciativas del G20 con organizaciones internacionales para empoderar a las niñas y mujeres digitalmente.

Sin tales acciones, las diferencias en el acceso y uso de Internet aumentarán la brecha tanto en la información como en el poder entre mujeres y hombres, en vez de reducirla. Eso nos dañaría.

 

* Constance Bommelaer de Leusse, de The Internet Society y Dafne Plou, de la Association for Progressive Communications

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *