Este regreso a clases, a renovar computadoras

 

Ante la nueva modalidad de estudiar en casa, es necesario tener una máquina en óptimas condiciones que permita a los estudiantes tomar clases de manera ininterrumpida, así como enviar y recibir tareas por correo.

 

Si la computadora actual de tus clientes no está lista ¿cómo puede renovarse? Kingston sugiere hacerlo con una mínima inversión económica.

 

Para evaluar si la máquina requiere una actualización, es preciso responder las siguientes preguntas:

 

o            ¿Espera por lo menos 5 minutos en prender o apagar el equipo?

o            ¿No puede abrir diversas aplicaciones porque el sistema se retrasa, no responde o no carga?

o            ¿La máquina se pasma?

o            ¿Tarda horas en hacer un render o en editar imágenes?

o            ¿Necesita abrir diversas aplicaciones y no puede porque el equipo se congela?

 

Si alguna de estas situaciones suena familiar es el momento preciso de incrementar la memoria RAM y cambiar el disco duro por un SSD.

 

Para lograr que la máquina no se pasme cuando abre diversas aplicaciones, Kingston recomienda al menos 8GB de memoria RAM, pues ésta aumentará la productividad en general, sobre todo si se considera que un nuevo sistema operativo demanda unos 2.5GB para arrancar, las aplicaciones de oficina utilizan aproximadamente 1.5GB de RAM adicionales para trabajar y los exploradores requieren de 2GB aproximadamente.

 

Una computadora también recurre a la memoria RAM cuando se accede a alguna plataforma de videoconferencia, y si el RAM es insuficiente habrá problemas durante la transmisión. En cuanto a las aplicaciones de redes sociales o de streaming, también incrementan el uso de la memoria RAM así como los programas de diseño, edición de audio o video que utilizan entre 4GB y 8GB de memoria.

 

Además, el SSD incrementa la velocidad y con ello reduce drásticamente el tiempo de espera al encender o apagar el equipo. Además, permite que la batería rinda hasta 40 minutos más porque no cuenta con un motor que gire, es silencioso y genera menos calor.

 

Dado que sus componentes son chips que no se dañan, el SSD es más resistente a golpes y con ello se reduce la probabilidad de perder valiosa información, imágenes o videos. Esto es relevante si se considera que 1 de cada 10 usuarios han tenido problemas con sus discos duro y, en muchas ocasiones, la situación se agrava cuando no se puede recuperar la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *