¿Es bueno el Centro de Datos prefabricado?

 

Un centro de datos prefabricado es aquel construido casi en su totalidad en un ambiente controlado en fábrica, con todos sus sistemas y componentes; y que es probado antes de ser enviado a sitio para su ensamblaje final. Para muchos, la palabra “prefabricado” automáticamente invoca la imagen de un contenedor ISO de transporte. De hecho, los centros de datos prefabricados y los centros de datos tipo contenedor ISO son dos cosas muy distintas, y la preferencia de elegir uno u otro dependerá completamente del uso que se les quiera dar.

Las exigencias que los operadores están poniendo sobre sus instalaciones se han vuelto cada vez más onerosas. Esto ha resultado en la evolución del centro de datos hacia una máquina totalmente integrada donde se espera que los sistemas de energía, enfriamiento y seguridad trabajen juntos eficientemente y sin contratiempos. Más aún, la integración de estos sistemas está en constante ajuste para asegurar el consumo de energía más bajo, la integridad total del sistema y el uso más eficiente de los recursos. En el caso de los servicios de colocación, este nivel de desempeño es visto ahora como esencial para que cualquier proveedor de servicios de hosting pueda atraer y retener a sus clientes.

Combinando la estandarización del sistema con la flexibilidad de la instalación, la industria todavía necesita personalizar el edificio en sí. Aunque se ha logrado un progreso significativo en estandarizar subsistemas modulares, el edificio debe ser adaptable a las necesidades específicas de cada cliente, a las condiciones físicas del sitio, a las condiciones ambientales locales, al tipo de negocio, a las configuraciones internas requeridas; y también debe poder integrarse eficientemente a instalaciones preexistentes.

Esto no quiere decir que el edificio en sí no pueda ser modular. Al contrario, un enfoque modular prefabricado de una construcción de centros de datos ofrecerá el nivel de flexibilidad requerido para cumplir con las necesidades mencionadas anteriormente. Pero es importante saber que no cualquier sistema modular podrá cumplir con estas necesidades, y es aquí donde los contenedores ISO fallan.

Las soluciones tipo contenedor son, en términos generales, mini centros de datos autocontenidos, alojados en contenedores ISO de 20 o 40 pies. No se puede negar que en situaciones donde se requiere de una única unidad de no más de nueve racks (aproximadamente), esta solución puede ser atractiva. Pero para instalaciones medianas o grandes, las soluciones tipo contenedor se ven muy limitadas en términos de flexibilidad. Es posible que se puedan colocar múltiples unidades en filas o apiladas una sobre otra, pero el resultado final es una colección de mini centros de datos, cada uno rígidamente limitado en términos de la flexibilidad de la configuración inicial o de su capacidad de adaptarse a las necesidades futuras del operador.

Múltiples espacios pequeños o dimensiones fijas no son óptimos para maximizar la eficiencia del área de piso total, ya que las paredes internas son fijas y resultan en mucho espacio muerto que no puede usarse. Con las soluciones tipo contenedor tampoco es posible aprovechar los beneficios operativos y financieros de escalar ciertos sistemas para todo el sitio, por ejemplo, contar con un solo UPS grande para toda la instalación en lugar de múltiples sistemas pequeños de UPS, uno por contenedor. Además, con la altura estándar del contenedor de 2.9m, no hay flexibilidad en cuanto a alturas de racks y no hay posibilidad para incluir pisos elevados o techo falso.

Un centro de datos prefabricado como el eCentre de Flexenclosure no sufrirá ninguna de estas limitaciones de las soluciones tipo contenedor. Ya que se construyen con módulos más grandes y versátiles diseñados específicamente para centros de datos que los contenedores ISO, normalmente ofrecen la flexibilidad de cualquier estructura diseñada arquitectónicamente, pero sin la complejidad de un proyecto de construcción en sitio. Esta solución es totalmente adaptable a las necesidades específicas del cliente.

Algunos beneficios adicionales de las instalaciones prefabricadas son: techos altos para acomodar pisos elevados, racks más altos, una mayor densidad de potencia, techos falsos para contención de aire caliente, múltiples capas de cable, una variedad más amplia de sistemas de enfriamiento, etc.

¿Los centros de datos prefabricados son la mejor opción?
Definitivamente hay situaciones donde los centros de datos tipo contenedor hacen sentido. En caso de unidades funcionales como un módulo de potencia, los contenedores ISO pueden funcionar. Dependiendo de tus planes de negocio, los módulos ISO pueden ser útiles para propósitos de escalabilidad temporal o para recuperación inmediata en casos de desastre de misión crítica.

Pero si lo que quieres es un centro de datos que permita una máxima flexibilidad, escalabilidad, tiempo de entrega corto y controlado, un resultado de alta calidad sin el riesgo de sorpresas y retrasos como los que normalmente ocurren en un proyecto de construcción en sitio, la solución prefabricada es definitivamente la mejor opción.

Sobra mencionar que debes buscar proveedores que tengan la capacidad técnica de construir el producto adecuado en su fábrica y que cuenten con la experiencia operativa para entregar, instalar e implementarlo en sitio.

Jos Baart, Vicepresidente de Ventas y Marketing para Flexenclosure

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *