En alianza, Intel México y Costa Rica crean semiconductores

 

De acuerdo con el fabricante de procesadores, sus oficinas en Guadalajara y Costa Rica son parte fundamental del proceso de manufactura de un semiconductor, y en la actualidad cuentan con más de 500 vacantes abiertas en ambos sitios.

 

El diseño y manufactura de semiconductores es uno de los procesos de ingeniería más complejos que se realizan, donde cientos de millones de transistores se empacan en superficies del tamaño de una uña. Y este componente es base fundamental de los dispositivos que soportan el mundo digital del que somos más dependientes hoy día.

 

De acuerdo con la Asociación de la Industria de Semiconductores, en el mundo existen más de 100 mil millones de circuitos integrados en uso diario, y a raíz de un incremento exponencial en la demanda de este insumo, a inicios de 2021 el mundo comenzó a escuchar sobre su escasez y el impacto que tuvo en diversas industrias.

 

Por ello, con la finalidad de sostener la demanda tecnológica, así como para diversificar la cadena de suministro, hoy concentrada 80% en Asia, Intel realiza importantes inversiones en todo el mundo incluyendo $20 mil millones de dólares para construir dos nuevas fábricas en Arizona y $600 millones en Costa Rica, entre otras. Todo esto, para llegar al objetivo de balancear la cadena de suministro para el año 2030, en donde al menos 50% del trabajo se realice en América y Europa, y el otro 50% en Asia.

 

“Nuestra estrategia en Intel denominada IDM 2.0 es una fórmula diferenciada que entregará una nueva era de innovación, fabricación y liderazgo de productos a través de diversas capacidades, incluidas el Intel Foundry Services, que proporcionará capacidad de fabricación y empaquetado avanzado con sede en Estados Unidos y Europa, para ayudar a nuestros clientes a convertir el silicio en soluciones, utilizando paquetes de diseño estándar de la industria”, mencionó Marcelo Bertolami, gerente general de Intel para el territorio de las Américas.

 

El diseño y manufactura de estos componentes es uno de los procesos de ingeniería más complejos que realiza la humanidad, explican los voceros, que tarda hasta 20 semanas en completarse, a lo largo de seis etapas: diseño, creación de mascarillas, fabricación, individualización y clasificación, prueba y ensamblaje, y almacenamiento.

 

En cada uno de estos pasos, participan profesionales latinoamericanos en las instalaciones de Intel en Guadalajara (México) y Costa Rica. La investigación es una de las fases que se realiza antes de que inicie la producción y en la que participa Latinoamérica. Aquí, los ingenieros y científicos de sitios como el Intel Guadalajara Design Center (GDC) en México, desarrollan tecnologías que serán utilizadas en el proceso de fabricación de un semiconductor. Por su parte, Intel Costa Rica participa en varias de estas fases como la creación de mascarillas que contienen la información que se utilizará para cada paso del proceso de fabricación de un semiconductor.

 

Otra de las etapas en las que Latinoamérica juega un papel relevante es en la prueba y el ensamblaje. Cuando las obleas de silicio están listas, se cortan en chips individuales y se colocan en bovinas mediante el proceso de individualización y clasificación. Toda vez que los chips son cortados y clasificados, son llevados a una planta de prueba y ensamblaje. Intel Costa Rica es una de las pocas plantas en el mundo que realiza este proceso, donde cada chip se ensambla en un empaque que lo protege y le permite conectarse a otros componentes, para que finalmente se pruebe su funcionalidad.

 

“Orgullosamente nos sumamos, junto con Asia, como los únicos sitios de Intel en realizar labores de ensamble y prueba a nivel global, convirtiendo a Intel Costa Rica en el primer país de Latinoamérica en realizar esta función. En septiembre de este año iniciamos operaciones en nuestra nueva planta y hoy tenemos la capacidad inicial para incorporarnos a la producción, creciendo paulatinamente en lo que resta de éste y los próximos años”, comentó Max Ramírez, director de fábrica y operaciones de manufactura en Intel Costa Rica.

 

Finalmente, los procesadores se prueban por última vez antes de ser enviados a los consumidores. Cada una de las tecnologías de Intel lleva detrás un proceso integral muy complejo que asegura que se cumple con la máxima calidad que nos caracteriza como empresa. La validación es uno de los eslabones críticos de esa cadena, y el GDC es el único laboratorio de Intel en toda América Latina que hace esta tarea.  Este centro es el sitio más grande con actividades de validación fuera de EE.UU.

 

“En Intel estamos comprometidos con crear un mundo mejor, a través del poder de nuestra tecnología y la pasión de nuestros empleados. Los semiconductores son probablemente los productos más complejos que se fabrican en el mundo y estamos muy orgullosos de formar parte de este proceso para que, gracias al talento mexicano, la tecnología con la que movemos al mundo pueda ser una realidad”, declaró Jesús Palomino, director general del Guadalajara Design Center de Intel.

 

La experiencia técnica de sus sitios cubre una amplia gama de disciplinas de ingeniería como electrónica, informática, mecánica y térmica. Los sitios de Intel en Guadalajara y Costa Rica emplean alrededor de 4 mil mentes brillantes y se mantienen 533 posiciones abiertas, 320 localizadas en el Guadalajara Design Center y 213 en Costa Rica y cuyos requisitos se pueden consultar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com