Elevar experiencia para estudiantes al mejorar procesos internos

 

En un mundo cada vez más globalizado, la competencia entre las instituciones de educación superior para conseguir personal y alumnos es feroz. Con el aumento de las tasas académicas, los alumnos se vuelven cada vez más exigentes y buscan algo más que reputación. Los alumnos y el profesorado quieren servicios superiores y la última tecnología, así como un entorno académico de calidad.

 

Sin embargo, a los centros de enseñanza superior puede resultarles difícil mantener el vertiginoso ritmo de los cambios tecnológicos. Un número cada vez mayor de centros educativos confían en las relaciones con socios tecnológicos de confianza para mantenerse al día. La velocidad de los cambios y la transformación de los métodos tradicionales de trabajo deberían enfocarse a la atracción del talento y satisfacer las necesidades y demandas de la próxima generación de estudiantes.

 

Los mejores centros de enseñanza del futuro serán aquellos que integren la tecnología en las aulas y en sus procesos de “back-office”. El resultado final será un entorno que enriquecerá la interacción entre el profesorado, la tecnología y el alumnado. Implementar la tecnología e infraestructura adecuada facilitará la experiencia del alumnado.

 

Por ejemplo, en la creación de una tienda de impresiones por medio del Cloud en cualquier parte y a cualquier hora, o implementando las herramientas y procesos que ayudarán a las facultades a calificar exámenes más rápidamente y con exactitud para que los estudiantes puedan checar y retirar sus calificaciones y registros a su conveniencia. Implementar soluciones de Tecnología en el Aula ayudarán a proporcionar una experiencia de aprendizaje con capacidades de utilización de espacio y un acercamiento sin papel que permitirá reducir costos. Por otro lado, las instituciones deben asociarse con un proveedor tecnológico que tiene los recursos, habilidades y conocimientos para establecer una sólida estrategia de modernización del campus, con la capacidad de manejar tendencias de conectividad como el BYOD. Con ello, las instituciones estarán mejor preparadas para cambiar hacia las demandas de los estudiantes y los nuevos modelos de aprendizaje online.

 

Para preparar a los estudiantes, las universidades necesitan darles la capacidad de centrarse en su aprendizaje también fuera de las aulas – permitiendo entrar a la red en sus dispositivos personales desde el aula, su dormitorio o incluso desde sus asientos en el lugar de entrenamiento de baloncesto, tener un campus conectado será crucial para la retención y atracción de nuevos alumnos. Por otro lado, para aumentar la competitividad de las instituciones, deberán incluir procesos internos más eficientes e innovadores a lo largo de una serie de funciones que atraigan a nuevos estudiantes y mejoren los servicios prestados a los mismos.

 

Tener como socio de negocio un partner experto en tecnología, ayudará a las instituciones a estar en la cima de sus necesidades tecnológicas, para ofrecer a los alumnos y al personal las herramientas necesarias para sobresalir en la economía del conocimiento actual. Incluir dentro del campus soluciones a la vanguardia para mejorar la vida del estudiante reducirá costos y modernizará los espacios de aprendizaje y de colaboración universitaria para que los alumnos y el personal tengan acceso a la última tecnología de comunicación, impresión e IT.

 

Bernardo Rafael Caraveo Posadas, Manager Development Vertical Market Education Ricoh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *