El cisma del sureste

 

Editorial de Aquiles Cantarell.

Ya se veía venir. La falta de respaldo del Consejo de Anadic a su líder, y hacer paro de brazos caídos desde la cúpula de la organización, resulta ser la verdadera razón de la renuncia de Héctor Cardenas a la presidencia de la Anadic. La falta de apoyo y una larga lista de descalabros, han llevado a la Anadic, a su presidente y a sus buenas y tal vez ingenuas pretensiones a un punto de quiebre.

Parece ser que ganó la corrupción, el clientelismo, la tapadera, el beneficio personal por encima del beneficio general, y no por parte de las cabezas (no todas, al menos), sino por los que ya no están, pero siguen moviendo los hilos del poder.

Las cosas llegaron a tal punto, que después de la falta de apoyo de los directivos del Consejo a proyectos donde no había tajada personal, y sobre todo a los esfuerzos de Héctor por transparentar la “herencia maldita” que asumió cuando inició su presidencia, y las grillas internas estimuladas por los aplaudidores de siempre, pues era de esperarse una noticia como la renuncia de Héctor Cárdenas a la presidencia de la Anadic Nacional.

Aunque se pidió inteligentemente el auxilio de las figuras emblemáticas de la organización, la ayuda llegó demasiado tarde, pese a contar con el apoyo de estados como Michoacán, Veracruz, Tamaulipas y Nuevo León, pues parece que el resto son escenarios que se utilizan para obtener recursos de las instancias gubernamentales y de los cuales un porcentaje se iba a las cuentas personales de algunos miembros (como sucedía con la comisión que se cobraba como agencia a los hoteles sede).

Pese a todo ello, hay gente que aún confía en el proyecto de un gremio que represente los intereses de los canales de distribución en todo el país. Expresidentes, fundadores y gente honesta se van sumando a una posible nueva organización, en un número que podría llegar fácilmente a 500 distribuidores. Sí, leyó bien, 500 para empezar.

Como decíamos más arriba, la manzana de la discordia no apareció en la boda de Peleo y Tetis, sino cuando los recursos del gobierno federal, a través de la Secretaría de Economía, podían obtenerse de manera muy sencilla y sin muchos requerimientos comprobatorios. Tan es así que se dice que algunas entidades de la industria no necesariamente distribuidores, también tienen acceso a ellos, porque se mostró el caminito a cambio de “apoyos” y silencios.

El hecho es que se han girado denuncias, se ha intentado castigar a los culpables, pero como suele suceder en este país, y como diría Chava Flores, a la PGR “se les hizo bolas la investigación” y la flamante acusación de peculado no procede por ser una instancia privada y no una institución del Estado.

El asunto salpica a presidencias anteriores, lo que ha llevado a muchos a plantearse una refundación.

Hoy, pese a que se le pidió guardar las famosas y políticamente correctas “formas”, finalmente Héctor Cárdenas toma una decisión sensata y honesta de hacerse a un lado. No se puede navegar con émulos de los hermanos Pinzón o del Henry Morgan.

Es de esperarse que Héctor y más empresarios de este gremio tan importante en el desarrollo del país, vuelvan a dar la batalla desde otros frentes, con socios solidarios y que navegan bajo la misma bandera y no con una patente de corso que deja muy mal parado el prestigio tan duramente ganado por la organización.

En tanto, y de acuerdo a los estatutos de la Anadic, Samuel Urrutia asume la presidencia y la terrible y difícil tarea, si su intención (y confiamos en ello) es limpiar a la Anadic de todas estas implicaciones.

Un abrazo solidario a quienes están del lado de quienes luchamos por hacer de este país una nación diferente, justa y exitosa.

Héctor Cárdenas renuncia al concluir el Congreso Anadic

La visión de Héctor Cárdenas

Carta Petición Anadic Nacional

Más información en CanalesTI FB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com