Criptomonedas, la seguridad de un mercado billonario

 

No existe una forma cien por cien segura de invertir en criptomonedas, pero aquí le ofrecemos algunos consejos de cómo abordar el tema para medir y equilibrar los riesgos y las utilidades.

 

Aunque las criptomonedas son un activo muy joven y se podría pensar que todavía es muy pronto para considerarlas un valor consolidado, lo cierto es que su capitalización total ya supera los dos billones de dólares y ningún experto sabría decirnos a ciencia cierta dónde estaría el techo de su crecimiento.

 

Este hecho, sumado al alto nivel de anonimato que proporcionan y a la facilidad de moverlas a carteras situadas en cualquier lugar del mundo, han convertido a las criptomonedas en un activo muy atractivo para muchos ciberdelincuentes.

 

Controlar la fiabilidad de la Exchange

 

Lo primero que todo inversor en criptomonedas debe hacer, si se decanta por comprar a través de una Exchange, es asegurarse que la empresa cuenta con un historial de honorabilidad y buena praxis. Muchos de los primeros inversores en criptomonedas, además de haber podido convertirse en nuevos ricos, habrán pagado la novatada y habrán depositado sus ahorros en alguna de esas compañías que protagonizaron sonoros escándalos relacionados con el robo de criptomonedas.

 

A pesar de ello no es raro que de forma regular salten noticias de estafas que tienen más que ver con la candidez o avaricia de los inversores que con la propia fiabilidad de la Exchange en sí.

 

Custodia de las criptomonedas por parte del propio inversor

 

Si uno no se fía de que un tercero guarde unas criptomonedas que pueden llegar a valer miles e incluso decenas de miles de dólares, siempre puede comprar una criptobilletera como las que ofrecen Ledger o Tezos, o incluso utilizar una criptobilletera de “papel” para almacenarlas en frío, o lo que es lo mismo offline y fuera del alcance de los hackers.

 

Esta forma de guardar criptomonedas sigue la filosofía de que si no tienes las llaves (las claves en este caso) no eres el dueño de tus activos. Por lo tanto, si las criptomonedas se encuentran en un depósito en una Exchange se está expuesto a robos, llegándose incluso a dar casos en los que la propia Exchange se dedicó a acumular clientes para luego desaparecer con depósitos millonarios (el último escándalo tiene que ver con la turca Thodex, que cesó sus actividades de forma sorpresiva y según algún medio turco su fundador huyó con cientos de millones de dólares en criptomonedas).

 

Evidentemente, guardar las criptomonedas uno mismo no evita todo riesgo. De igual forma que aquel que guarda su dinero en el colchón está a salvo de robos en un banco, pero puede perder todo su capital en un incendio. O si entra un caco en casa, aquellos que han decidido configurar su propia billetera física, deben responsabilizarse de guardar sus claves, ya que si éstas fueran perdidas o robadas perdería todas las criptomonedas de forma irremediable.

 

No negociar con ellas “físicamente”

 

Otra opción es utilizar la cotización de bitcoin y otras criptomonedas en los mercados OTC mediante un bróker online, ya que de esta forma no será necesaria la custodia de las propias criptomonedas, porque ni se compran ni se venden realmente, y además permite operar en mercados bajistas o alcistas indistintamente.

 

¿Elimina entonces el trading el riesgo de operar con criptomonedas? No, ni mucho menos. Simplemente cambia el tipo de riesgos que se asumen, pues no hay que temer que los hackers roben nuestras reservas. Aunque sí hay que controlar el efecto del apalancamiento y el de la altísima volatilidad de las criptomonedas, que suman un riesgo alto a las inversiones.

 

Por lo tanto, en esta forma de negociar no necesariamente se gana cuando suben las criptomonedas y se pierde cuando la cotización cae. Más bien depende de si la operación se ha abierto en la dirección adecuada, es decir, en corto si el mercado cae o en largo si el mercado sube.

 

¿Es esto sencillo? No; de lo contrario todo el mundo sabría cuándo entrar a invertir y cuándo sería más conveniente salir, tanto en el trading como en la compraventa mediante exchanges.

 

Como vemos, no existe una forma cien por cien segura de invertir en criptomonedas. Existen diferentes formas que dependen de los objetivos de cada inversor, y sobre todo del sentido común en cuanto a la custodia de claves y a la hora de meter dinero en empresas que pueden terminar siendo fraudulentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com