Cómputo en la nube y el alcance de las herramientas digitales

 

El 2020 fue un año decisivo para el cómputo en la nube. Pese a que años atrás esta tecnología comenzó a transformar los procesos y la organización de las empresas, la pandemia generó un ‘boom’, obligando a los negocios a migrar a la nube para poder operar en un entorno que exigía distanciamiento social.

 

La nube ha sido un salvavidas para muchas empresas, ya que las organizaciones que han optado por esta tecnología se han beneficiado por su accesibilidad, eficiencia y variedad de aplicaciones.

 

Para Gustavo Parés, director general de la empresa mexicana especializada en Inteligencia Artificial, NDS Cognitive Labs, “el cómputo en la nube vivió un ‘boom’ en 2020 debido a la gran cantidad de empresas que han cambiado sus esquemas a formas de trabajo remoto. Tan es así que miles de empleados alrededor del mundo conviven a diario con aplicaciones en la nube. Esta tecnología ofrece aplicaciones tan diversas que cualquier empresa puede encontrar alguna que se adapte a sus necesidades, además son fáciles de operar y no requieren una gran inversión; son sumamente redituables”.

 

La nube abrió un horizonte de oportunidades para que las empresas maximicen sus alcances y sobrevivan a una crisis sin precedentes. Gracias a la alta demanda de servicios en la nube, ya sean públicos o privados, “los desarrolladores han implementado nuevas aplicaciones más eficientes e impulsadas por Inteligencia Artificial o machine learning que cada vez corresponden más a los retos de las empresas”, añade Pares.

 

De acuerdo con IDC, en este 2021 el cómputo en la nube crecerá 26.7% en América Latina, en comparación con el año anterior, puesto que  la transformación que las empresas requieren luego de la pandemia necesita estar soportada “por una infraestructura de Tecnologías de la Información (TI) más ágil y escalable, donde la nube se ubica como una de las alternativas con mayor crecimiento”. Para México, la firma proyecta que el crecimiento de esta tecnología será de 32.7% en soluciones de infraestructura durante los siguientes cuatro años.

 

¿Por qué la nube?

De acuerdo con NDS Cognitive Labs, las herramientas digitales que proporciona la nube tienen grandes ventajas, entre ellas destaca:

Flexibilidad. Existen herramientas en la nube tan flexibles que pueden adaptarse a cualquier tipo de negocio, por ejemplo, para crear o almacenar archivos, impulsar estrategias de marketing, diseño, incluso gestión de tareas diarias. Además, para usarlas sólo se requiere de internet y de un dispositivo conectado a la red, por lo que se pueden utilizar desde cualquier lugar.

 

Fáciles de usar. Estas herramientas no requieren de una instalación especial, ni de personal que deba darles mantenimiento o soporte; el proveedor de servicios en la nube se encarga de todo eso.

 

Al alcance de todos.  Los servicios de la nube no requieren de una gran inversión, incluso existen nubes públicas con herramientas que, aunque son básicas, son de gran utilidad. Los servicios de paga cuentan con diversas modalidades que ayudan a que las empresas solo paguen por lo que usan, así ahorran en costos mientras mejoran su eficiencia.

 

¿Qué sigue para las herramientas en la nube?

Estimaciones de NDS Cognitive Labs señalan que la evolución de las herramientas digitales tendrá 5 verticales:

 

  • Personalización. Los proveedores de la nube buscarán la forma de ofrecer herramientas más personalizables para que cada empresa encuentre en ellas un diferenciador clave. Conforme las compañías incorporan más aplicaciones en la nube, los proveedores deberán satisfacer sus nuevos requerimientos, por lo que la personalización es clave para obtener mayores niveles de eficiencia.
  • Mayor inversión por parte de las empresas. Cada vez son más las empresas que están interesadas no sólo en migrar a la nube, sino en destinar inversión para ello. La firma IDC estima que para el año 2022, las empresas destinarán el 20% de sus gastos para servicios en la nube.
  • Nuevas y mejores aplicaciones. Los proveedores de servicios en la nube no sólo apostarán por la personalización, sino también por el desarrollo de nuevas y mejores herramientas con funciones más específicas e impulsadas por tecnologías como Inteligencia Artificial (IA), machine learning y big data, que además de hacerlas más eficientes incrementarán el alcance de los negocios.
  • Aplicaciones cada vez más seguras. La seguridad es una prioridad para las empresas y los proveedores de la nube lo saben, por ello se está invirtiendo en mejoras de seguridad para ganar su confianza al resguardar  información sensible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *