Cómputo en la nube: herramienta para la gestión del futuro

 

Los modelos de negocio actuales se han apalancado de la tecnología como herramienta clave, planteando así a la innovación tecnológica como un eje de transformación que va de ambientes de tecnologías de información hasta permear el resto de las áreas de negocio y procesos corporativos, hasta convertirse en una verdadera prioridad de negocio. Tal perspectiva abre un terreno fértil para las soluciones de Nube.

 

Su perfil como puente para llevar la operación análoga a buen puerto a través de la conjunción de diferentes elementos, permite una economía de servicios, la cual permite hacer una transición paulatina y a medida, según las necesidades específicas de cada organización.

 

A través de la incorporación de la Nube en la estrategia empresarial, los departamentos de TI pueden reducir sustancialmente los gastos en mantenimiento de infraestructura propia, que en algunos casos puede elevarse hasta 80% del presupuesto total del área. Pero las ventajas del cómputo en la Nube van más allá de la salud financiera. La seguridad se ha vuelto una preocupación álgida para cualquier institución; gracias los diferentes protocolos y características protección que ofrecen los proveedores de Nube, la tranquilidad y confianza de los clientes está garantizada, evitando riesgos inherentes a la propia administración como la falta de actualización y parcheo; una de las vulnerabilidades más atractivas para los delincuentes digitales.

 

Estos factores han hecho que los negocios migren rápidamente su infraestructura de datos hacia la Nube, sea privada, pública o en algún modelo híbrido. Estudios analizados por Oracle indican que para el año 2025, el número de centros de datos mundial caerá 80% pues prácticamente todos los datos empresariales residirán en un ambiente Cloud y serán los más seguros de TI; además, 80% de los presupuestos del área de TI serán destinados a la generación de ambientes de Nube e innovación en vez de mantenimiento de los centros de datos, y el 88% de las aplicaciones serán producidas en la Nube.

 

Las cambiantes demandas de los servicios y aplicaciones que el usuario de negocios consume exigen una flexibilidad, velocidad de cambio y escala de despliegue que sólo el Cloud puede proveer. Uno de los retos para los líderes de las áreas de tecnología será mantener los sistemas que permiten la operación de su organización mientras habilitan sistemas de innovación para poner a sus empresas frente de la competencia, esto con la oportunidad de hacer más eficiente y ágil su operación con un menor gasto fijo.

 

Las condiciones del mercado actual son diametralmente distintas a las que se experimentaban veinte años atrás; sin embargo, aún existen compañías que buscan operar y crecer bajo metodologías tradicionales que, hoy en día, resultan en una merma significativa en sus recursos y un desarrollo limitado.

 

Contar con la disponibilidad, seguridad, capacidad, velocidad y flexibilidad que proporciona la digitalización de información y procesos en la Nube marca una ruta de competitividad para las organizaciones, simplificando tareas al tiempo que optimiza la administración de capital, personal y tiempo, distribuyendo cada elemento más eficientemente y con una estrategia centrada en la rentabilidad y la innovación, no en la supervivencia.

 

Jose Luis Varela, Vicepresidente, IT Transformation, Oracle de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com