Cómo hacer una smart home

 

Con los últimos avances en tecnología y dispositivos inteligentes, es cada vez más común y accesible contar con gadgets en el hogar que automatizan y hagan más cómodas las tareas diarias. Una de las últimas tendencias es la de los smart homes, u hogares inteligentes. Se trata de la combinación de dispositivos, desde audio, cocina, seguridad hasta sistemas de seguridad, que se comunican entre si y hacia el exterior, siendo posible controlarlos a través de voz u aplicaciones. Esto permite hacer un uso más eficiente al automatizar tareas, así como obtener y utilizar información de nuestro hogar.

 

En los últimos años se ha vivido un incremento en las opciones de dispositivos y ecosistemas de control, a la vez que se han vuelto más accesibles. Pero como todo en el mundo de la tecnología, empezar puede ser abrumador, y además depende de factores como presupuesto, tiempo y áreas de interés.

 

Tener una casa inteligente se trata de sentar las bases adecuadas; no necesitas comprar un montón de cosas nuevas, sustituir tus gadgets o completamente automatizar cada una de las funciones de tu hogar. Se trata de comenzar reemplazando pequeños elementos que hagan tu experiencia de hogar más cómoda y divertida” indica Eduardo L’Hotellier, presidente global de GetNinjas, aplicación tipo uber para contratación de oficios.

 

Estos son los pasos que la firma recomienda para comenzar la experiencia de transformar un hogar, en una casa inteligente:

 

  1. Elegir el ecosistema. Se trata del que será el centro de control principal de un hogar inteligente. Si bien muchos de los dispositivos inteligentes pueden ser conectados a la red local y funcionan con aplicaciones propias, contar con un sistema central brinda un mayor número de opciones (y por supuesto es mucho más cool controlarlos por voz o en una sola aplicación desde el móvil). La mayoría de los artículos inteligentes para el hogar son compatibles con las soluciones de Amazon Echo y su asistente Alexa, y de Google Home; así como con el Apple HomePod y Siri. Lo que se ve es una bocina que recibe instrucciones, pero detrás es un protocolo de comunicación entre dispositivos que verifica que cada gadget sea compatible con el asistente y sistema elegido.

 

  1. Revisar instalación eléctrica. Debido a que todos los dispositivos inteligentes necesitan de energía, es necesario realizar una revisión completa de la instalación eléctrica, asegurarse que no hay instalaciones defectuosas, sobrecargas u otros detalles que pudieran dañar la inversión. Antes de instalar enchufes, interruptores y termostatos inteligentes, que ayuden a controlar el voltaje y mejorar la eficiencia energética de la casa, se debe asegurar que la instalación tiene bajadas a tierra y que trabaja de forma correcta, en especial en una casa muy antigua. Lo mejor es contactar a un electricista experto que realice la revisión, y de ser necesario, la renovación de la instalación.

 

  1. Elegir una categoría. Prácticamente cada área del hogar puede recibir un “boost” de inteligencia: iluminación, temperatura, entretenimiento (audio y TV), videoseguridad, cerraduras, robots limpiadores y electrodomésticos. La sugerencia es elegir uno de ellos y comenzar a buscar productos que trabajen con el sistema elegido.

 

Estas son las áreas con las que se recomienda iniciar:

 

  1. Lámparas y luces. Pocas cosas hacen sentir que la casa ha cambiado como la iluminación inteligente, que puede cambiar de intensidad y responder a patrones, movimiento y órdenes de voz. Requiere, antes que nada, lo que se conoce como bridge, un dispositivo que se conecta por cable a la red local y que se comunica con cada foco a través de un protocolo llamado Zigbee o Z-wave, las principales opciones de conexión inalámbrica en el hogar. Philips Hue es una marca popular que ofrece kits de inicio, que incluyen focos inteligentes y el bridge para controlarlos.

 

  1. Enchufes inteligentes. Son adaptadores que se conectan en los enchufes normales de la casa, esto permite no tener que invertir en electrodomésticos inteligentes en un inicio. Permiten regular el paso de la corriente a través de su aplicación o un asistente virtual, monitorear el consumo de energía y conectarse con otros dispositivos inteligentes para encenderlos y apagarlos de manera automática.

 

  1. Entretenimiento. Integrar el asistente con servicios de música y TV es casi automático, sin embargo, lo más importante es recordar que son dispositivos interconectados, es decir; ofrece una bocina o sistema de bocinas que se conectan de forma automática a Spotify, y el asistente le da órdenes a la bocina. Aquí es importante considerar que, si la TV tiene más de 5 años, tal vez requiere cambiarse, ya que para recibir instrucciones debe existir conexión por HDMI 2.0. Lo ideal es contar con un dispositivo como Apple TV, Roku y Chromecast, para dar instrucciones por voz.

 

  1. Cerraduras inteligentes. Esta opción requiere un esfuerzo mayor para su instalación, pero aún así son más sencillas de instalar que sistemas de seguridad tradicionales. Hoy existe una gran variedad de cerraduras inteligentes que incluyen opciones como abrirse con códigos numéricos, tarjetas especiales, aplicaciones en el celular, llaves virtuales y hasta las que son biométricas. La mayoría pueden conectarse con el asistente de voz, y así avisar cuando haya visitas esperando fuera.

 

Estas son algunas recomendaciones para iniciar, pero la velocidad y las áreas donde actuar dependen de los intereses y presupuesto particulares. Una vez con estas áreas básicas cubiertas, se puede comenzar a explorar alternativas de inversión en electrodomésticos inteligentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *