China espió a Apple, Amazon y Trump con chips en servidores

 

Los equipos de los centros de datos operados por Amazon Web Services y Apple fueron vigilados por parte del gobierno chino con la ayuda de un pequeño microchip insertado durante el proceso de fabricación de los equipos, dio a conocer este jueves 4 de octubre Bloomberg BusinessWeek, a través de un informe y citando a 17 personas en Apple, Amazon y funcionarios de seguridad del gobierno de Estados Unidos.

 

Los chips comprometidos fueron fabricados por una compañía de servidores llamada Supermicro, que ensamblaba las máquinas utilizadas en estos centros. El escrutinio de estos chips, que se utilizaron para recopilar propiedad intelectual y secretos comerciales de compañías estadounidenses, también fue objeto de una investigación secreta en curso, por parte del gobierno de Estados Unidos, que comenzó en 2015, informó el medio.

 

Dicen que Amazon se dio cuenta del pequeño microchip anidado en las tarjetas principales de servidores de Elemental Technologies, una empresa con sede en Portland, Oregón, como parte de una diligencia realizada antes de adquirir la compañía en 2015. Amazon adquirió Elemental cuando se preparaba para lanzar Prime Video, su servicio de transmisión de video por demanda. El informe agrega que Amazon informó al FBI de sus hallazgos.

 

Sobre ello, un funcionario afirmó que los investigadores descubrieron que esta vulnerabilidad afectó a 30 compañías además de a Apple, entre bancos importantes y contratistas gubernamentales.

 

Apple era un importante cliente de la compañía china y había planeado pedir más de 30,000 de sus servidores en dos años, para una nueva red global de centros de datos. Tres expertos de alto nivel en Apple revelaron que, en el verano de 2015, encontraron chips maliciosos en las tarjetas madre del fabricante. En consecuencia, Apple cortó sus lazos con la empresa oriental el año siguiente, argumentando “razones no relacionadas”.

 

Hoy, la empresa china vende más tarjetas madre para servidores que casi nadie más. También domina el mercado de $1,000 millones para tableros utilizados en computadoras de propósito especial, desde máquinas de MRI hasta sistemas de armas. Sus tarjetas madre se encuentran en configuraciones de servidores hechas najo pedido en bancos, fondos de cobertura, proveedores de computación en la nube y servicios de alojamiento web, entre otros lugares.

 

La compañía tiene instalaciones de ensamblaje en California, los Países Bajos y Taiwán, pero sus tarjetas base, su producto principal, son casi todas fabricadas por contratistas en China. El paso de la compañía a los clientes depende de una personalización, gracias a cientos de ingenieros a tiempo completo y un catálogo que abarca más de 600 diseños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *