Alimentación, educación y comercio, sectores rezagados en TI

Las tiendas de abarrotes, los restaurantes, las escuelas básicas, papelerías y los talleres de reparación de autos son las ramas económicas que deben ser incentivadas en la adopción de TI, pues invierten 5 mil pesos por empleado, a diferencia del ramo financiero y de telecomunicaciones, que gastan alrededor de 15 mil pesos por colaborador, según cifras de la AMITI.

De acuerdo con el Estudio de Identificación de nichos de actividad económica con potencial de adopción de TI, presentado por la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de Información (AMITI), la Secretaría de Economía, Microsoft y Select, estas ramas tienen una gran oportunidad de incrementar su productividad mediante una mayor adopción de TI para la mejora de su negocio.

Mientras, los sectores de finanzas y telecomunicaciones son los más avanzados en materia de TI, cuyas inversiones se elevan a los 15 mil pesos por trabajador; es decir, tienen en promedio una PC por empleado, lo cual aumentó su productividad 3% en el periodo de 2003 a 2011, en contraste con la media nacional de -0.57 por ciento.

Así, los nichos rezagados con un alto impacto económico —cuya adopción de herramientas de TI es mínima— son, en su mayoría, pymes que al año invierten menos de 5 mil pesos por empleado, lo que impactó en su rendimiento económico: el comercio tuvo una baja del 0.7%; los restaurantes del -4%, y la educación básica y media se redujo en 5 por ciento.

En este sentido, Ricardo Zermeño, director General de Select, comparte: “Observamos la evolución de la productividad y su caída. Aún hay temas pendientes, hay sectores avanzados y otros rezagados que tienen un 54% de uso escaso de las tecnologías. Cuando se analizan las actividades económicas por nicho, los que tienen un avance importante son el financiero, las telecomunicaciones, los bancos, las uniones de crédito o aseguradoras.

Por tal motivo, el propósito del análisis es desarrollar una estrategia para optimizar las ramas económicas de comercio, abarrotes, papelería, restaurantes, educación básica y media, así como talleres mecánicos.

De este modo, se sugiere el manejo de una política pública la cual debe considerar los siguientes elementos:

1. Articular la cadena productiva con incentivos para que los grandes proveedores/compradores integren a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) del país.
2. Facilitar la capacitación de los empresarios.
3. Simplificar la tecnificación de los negocios con servicios en la nube y móviles, pero bajo una visión integral que resuelva los procesos de negocio de las organizaciones: estrategia, ventas predictivas, articulación con clientes y operaciones.
4. Monitorear el impacto de los programas en ventas, productividad y capacitación de recursos humanos.

Por su parte, Luiz Ferezin, presidente de la AMITI, opina que las TIC contribuyen a mejorar la productividad de las empresas y las economías, las transforma en una razón estratégica para fomentar su impulso. “Sin embargo, incentivarlas en todos los sectores de la economía sería una tarea que, aunque deseable, difícil de alcanzar en términos de recursos y tiempo. Por ello, a través de este estudio buscamos detectar aquellos sectores estratégicos que pudieran incidir de una mayor manera en el conjunto de la economía, soportados por las TI”, finaliza.

Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *