Aguas con tu Smart TV

 

Los tiempos en que las TV´s o apantallas eran un enser más en nuestros hogares es cosa del pasado. Ahora, son peligros potenciales no sólo de espionaje (si, ya se que suena a película de James Bond), fuentes de ciber infecciones, o caballos de Troya para cualquier tipo de ciberilícito si no somos cuidadosos.

Por eso, Check Point se tomo la molestia de enlistar algunos puntos que hay que tomar en cuenta con nuestros dispositivos de entretenimiento cotidianos.

Según ellos, el aumento de funcionalidades de estos dispositivos hace que cada vez manejen una mayor cantidad de datos sensibles. En este sentido, la compañía alerta de que poco a poco los televisores inteligentes se han convertido en un objetivo recurrente para los cibercriminales y destaca los principales riesgos que amenazan la seguridad de las Smart TV:

  1. Dispositivos desprotegidos: el principal problema asociado a los televisores inteligentes viene dado por la falta de protección. Como cualquier dispositivo que almacena datos y está conectado a la red, son un potencial objetivo de ciberataques. Sin embargo, la falta de precaución hace que se pase por alto protegerlos, por lo que no suelen incorporar ninguna herramienta de ciberseguridad. Asimismo, no actualizar el software ni las aplicaciones instaladas en la televisión genera vulnerabilidades, por lo que son un blanco fácil para los cibercriminales.
  2. Acceso al resto de la red: los televisores han sido el último de una larga lista de productos que se han incorporado al tejido de dispositivos conectados a internet. La falta de protección hace que los usuarios, a través de la Smart TV, tengan acceso a la red a la que está conectada. Como consecuencia, un cibercriminal puede aprovecharse de este punto de acceso para comprometer la seguridad de otros elementos conectados a la red como ordenadores, teléfonos, etc.
  3. Robo de datos: una buena parte de los usuarios utiliza aplicaciones de reproducción de vídeo en streaming o de reproducción de música, entre otros, directamente desde su televisión inteligente. Para ello, es necesario que introduzcan sus credenciales, algo que supone un riesgo teniendo en cuenta el bajo nivel de protección de estos dispositivos. Además, esto supone una amenaza aún mayor si tanto el usuario como la contraseña son los mismos para otros servicios como correo electrónico, etc. Por este motivo, desde la compañía aconsejan no utilizar la misma contraseña en distintas plataformas.
  4. Elementos de espionaje: gracias a la conectividad y funcionalidades que ofrecen, las Smart TV pueden ser utilizadas para extraer datos sensibles de los elementos que ofrecen (para realizar videoconferencias, por ejemplo) como el micrófono o, en algunos casos, la cámara incorporada. De esta manera, un elemento aparentemente inocente puede ser utilizado para inmiscuirse en nuestro ámbito privado o profesional.
  5. Minado de criptomonedas: a pesar de ser un riesgo poco común, lo cierto es que el hecho de que las televisiones incorporen procesadores cada vez más potentes hace que los ciberdelincuentes aprovechen para instalar software malicioso de minado de criptomonedas sin que los usuarios sean conscientes de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *