6 puntos clave que no se deben olvidar en el cierre fiscal 2016

 

Este próximo 31 de marzo se vence el plazo para que las Pymes del país envíen, al Servicio de Administración Tributaria (SAT), su declaración anual del Impuesto sobre la Renta (ISR) correspondiente al ejercicio fiscal 2016, en la que deben incluir algunas partidas contables y fiscales.

Al realizar este ejercicio obligatorio, las empresas obtienen datos estratégicos que les permiten evaluar sus resultados, además de determinar el monto de sus ganancias, así como el desempeño de las áreas involucradas en la generación de ingresos. Todo esto con la finalidad de tomar mejores decisiones a futuro.

Luis Velasco, Estratega Contable de Aspel, comparte seis consejos clave que el contribuyente debe tomar en cuenta para garantizar una efectiva determinación de su resultado fiscal:

-Contar con todos los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) y de nómina. El resultado fiscal debe contener el efecto de cada uno de los comprobantes emitidos por la Pyme y los que le hayan enviado sus proveedores, incluso de las operaciones realizadas en el extranjero.

Es importante tomar en cuenta que, junto a los CFDI de nómina de cada trabajador, deben considerarse dentro del expediente fiscal los recibos correspondientes al pago de sus contribuciones, como los que se obtienen del IMSS e Infonavit, entre otros; además, hay que asegurarse de que los contratos laborales estén vigentes.

-Deducir activos fijos. Estos son bienes materiales (muebles, máquinas, etc.) o inmateriales (patentes, marcas, etc.) que la Pyme adquiere para obtener un ingreso o que contribuyen a su actividad. La legislación fiscal permite deducirlos de manera dosificada en varios años, hasta cubrir la inversión total. Para saber qué activos aún tienen vida útil, se recomienda que la empresa cuente con un registro histórico que puede consultarse en sistemas contables digitales, como Aspel COI.

-Respaldar la información por impuestos pagados en el ejercicio. Es clave contar con todos los papeles de trabajo, los pagos referenciados de la autoridad tributaria y los comprobantes de pago bancario del ISR durante el año que se declara; asimismo, hay que contar con la información referente a los pagos mensuales del Impuesto al Valor Agregado (IVA) realizados en el año.

-Realizar una conciliación Contable-Fiscal. Este proceso permite determinar y comprobar el resultado fiscal; es decir, se trata de una serie de cálculos que sirven para determinar una sola utilidad durante un año sobre la que se pagarán impuestos, o bien una pérdida. Aunque existen guías generales, su cálculo depende del tipo de giro o actividad de la empresa.

-Pérdidas fiscales aplicables. Cuando la Pyme determina pérdidas en ejercicios fiscales anteriores, se considerarán como un beneficio adicional en los siguientes años, lo que genera ventajas, ya que se puede disminuir de las utilidades futuras hasta cierto tiempo. Es importante conservar los papeles de trabajo para que, en el siguiente cierre fiscal, se puedan aplicar en caso de que existan saldos pendientes.

-Incluir alguna información de los estados financieros. La declaración anual debe anexar algunos datos de los estados financieros, especialmente del estado de resultados; este último permite determinar el resultado fiscal partiendo del contable. Con esta información se puede rastrear el origen de eventuales incongruencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com