3 beneficios de Infraestructura Inteligente

 

Las ciudades se están volviendo más densas y conectadas que nunca, especialmente a medida que las personas dependen más de la tecnología inteligente para realizar sus actividades diarias. Actualmente existen cerca de 8,400 millones de dispositivos conectados a la red y se espera que para 2020 sean 17,000 millones más, convirtiendo esto un desafío enorme que los administradores deben comenzar a contemplar desde ahora. Para que este crecimiento sea sostenible, los proveedores de servicios han buscado innovar en soluciones inteligentes que garanticen la conectividad y disponibilidad que los usuarios demandan.

 

La Internet de las Cosas traerá una revolución tecnológica que llevará a los proveedores de servicios a hacer aún más eficientes sus redes e innovar en soluciones que garanticen el soportar una gran densidad de cosas conectadas, que en algunos casos demandarán mayores velocidades de transmisión de datos y una mucho menor latencia, preparando el camino para la llegada de tecnologías como 5G”, mencionó Andrés Vega, Technical Sales Manager, Mobility Network Engineering en CommScope. “Pero estas necesidades también traerán soluciones que harán de su infraestructura una ‘Infraestructura Inteligente’ que representará grandes beneficios”.

 

La implementación de cámaras HD, más puntos de acceso Wi-Fi, el despliegue de mayores redes ópticas, así como otros dispositivos conectados a la red, son algunos ejemplos de los desafíos que existen en la actualidad; sin embargo, hay beneficios más grandes que la implementación de infraestructura inteligente puede tener:

 

Adaptabilidad: La reducción de la cantidad de sistemas separados ayuda a garantizar una disminución en el costo, complejidad e interrupción de la conectividad, además de ser mucho más adaptable para expandir los sistemas de soporte a medida que se transforma el entorno moderno. Esta convergencia hace que el equipo sea fácil de manipular y administrar, sin complicaciones complejas cuando inevitablemente amplíe y actualice su plan de Wi-Fi, y aún esté seguro en su propia red privada.

 

Eficiencia: Los diferentes sistemas y las innumerables horas de trabajo que se emplean constantemente para lograr mejoras prolongadas se reemplazarán con solo tocar un botón. “Por ejemplo, los métodos de iluminación tradicionales en edificios inteligentes serían reemplazados por soluciones de bajo voltaje, con un costo exponencialmente más bajo debido a una instalación, mantenimiento y operación más simples. La simplicidad no solo permite ahorrar energía y problemas, sino que también reduce los costos.”, añadió Jorge Flores, Account Manager en CommScope.

 

Seguridad: La infraestructura inteligente ayudará, además, a través de soluciones inalámbricas, a ofrecer seguridad y confiabilidad dentro de los edificios. Como en una ciudad inteligente, un sótano será tan confiable como el ático: en un mundo conectado, cada segundo de inactividad es crítico.

 

La tecnología inteligente también proporcionará soluciones proactivas, que sean capaces de anticipar problemas y errores antes de que puedan perjudicar más. Los peligros ambientales y las posibles condiciones inseguras se detectarán más rápidamente con cámaras de vigilancia más confiables y de alta definición que pueden notificar al personal de los alrededores y en riesgo en una emergencia. Debemos repensar las soluciones tradicionales, explorar, cumplir e imaginar un nuevo potencial de manera que las infraestructuras inteligentes redefinen lo ‘posible’, todo esto lo podrá ver de mejor forma durante Cisco Live 2018”, finalizó Andrés Vega, Technical Sales Manager, Mobility Network Engineering en CommScope.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *